5 consejos para optimizar la gestión de riesgos en TI

15 de marzo de 2021

La gestión de riesgos en TI es un aspecto elemental para toda empresa que experimenta un proceso de modernización e integración de tecnologías orientadas a optimizar diferentes áreas y actividades clave.

De esta labor depende que la transformación digital y el uso de diferentes sistemas y soluciones realmente sea sustentable y esté libre de amenazas que comprometan los datos, la confidencialidad y la estabilidad en general.

En esta oportunidad, le mostraremos cuáles son los factores claves que debe tener presente para llevar una sólida gestión de riesgos de tecnologías de la información.

Para comenzar, profundizaremos sobre los diferentes tipos de amenazas asociadas a las TI y su manejo.

¡Siga leyendo!

¿Cuáles son los principales riesgos en TI?

Las TI de una empresa se enfrentan a múltiples tipos de aspectos de riesgo que obedecen, primordialmente, a la forma en que administran sus datos, a las deficiencias de la planificación y a las vulnerabilidades de las soluciones y tecnologías que utilizan en las operaciones cotidianas.

Algunos de los riesgos principales son:

Riesgos estratégicos

Se trata de riesgos que amenazan la realización exitosa de la estrategia de tecnologías de la información.

Las dificultades para la integración de soluciones, el uso de sistemas heredados ineficientes y un portafolio de inversiones en tecnologías poco coherente son algunos ejemplos.

Riesgos de seguridad cibernética

Falta de políticas internas de ciberseguridad y largos tiempos de respuesta ante potenciales rupturas de privacidad son algunos factores asociados a estas amenazas.

Riesgos de proveedor de tecnologías

Son aquellos relacionados con la contratación de proveedores de soluciones que no garantizan altos estándares de seguridad ni están firmemente comprometidos con la confidencialidad de datos.

Riesgos de administración de datos

Obedecen a la falta de cifrado, el uso de distintas bases de información y otras prácticas deficientes que atentan contra la seguridad y privacidad de informes, documentos y otros elementos confidenciales de las empresas.

Ahora que conoce estas diferentes variables de riesgo, es hora de abordar las prácticas que permiten evitarlas, mitigarlas y, en general, gestionarlas de forma estratégica y preventiva.

¿Cómo optimizar la gestión de estos riesgos?

Tomando en cuenta las diferentes amenazas y los retos que enfrentan las gerencias de TI en la actualidad, algunos consejos clave que conviene seguir para optimizar la gestión de riesgos son los siguientes:

1. Solo acuda a proveedores de soluciones con excelente reputación

Los proveedores de tecnologías son aliados estratégicos que permiten modernizar procesos y actividades de manera eficiente, organizada y segura, siempre y cuando se trate de empresas con experiencia, resultados comprobados y una excelente reputación.

Gracias a un proveedor de calidad, dispondrá de un entorno digital seguro —afianzado en los mejores principios de seguridad informática— al cual únicamente accederán administradores y usuarios autorizados.

Además, podrá integrar de manera eficiente y ágil distintas tecnologías y soluciones, uno de los mayores retos que afrontan los encargados de TI.

2. Priorice el almacenamiento en la nube

La administración de datos se ve beneficiada cuando la información está almacenada en la nube y no en dispositivos informáticos específicos que pueden extraviarse, averiarse o, incluso, ser manipulados por terceros no autorizados.

Los mejores productos y soluciones del mercado están basados en la nube, característica que añade seguridad y practicidad a las operaciones.

Por otra parte, más allá de amenazas externas, la nube hace que el flujo de datos sea más estable que cuando se utilizan múltiples bases de información y almacenamiento: esta centralización optimiza el tiempo y reduce la carga laboral de los equipos de trabajo.

3. Establezca una política de administración de datos

Como mencionamos líneas atrás, algunos de los riesgos de la gestión de TI están asociados a la falta de una estrategia y lineamientos claros sobre el manejo de información y el uso de determinadas tecnologías claves.

Ante esta realidad, una de las labores claves de la gerencia es crear un riguroso y amplio marco de políticas sobre la administración de los datos sensibles de la empresa en el entorno digital.

Buenas prácticas, usuarios autorizados, funciones de cada departamento y principales riesgos a evitar son algunos de los aspectos que deben ser definidos de forma clara para luego compartirlos con los equipos e involucrados en las operaciones.

4. Tenga muy claros cuáles son los principales riesgos que enfrenta

Ya sabe cuáles son, en líneas generales, los principales riesgos en la gestión de tecnologías de la información.

Ahora, es necesario que evalúe las características de sus operaciones y de las soluciones tecnológicas que ha implementado para que determine cuáles son los más relevantes para su empresa.

Posteriormente, con base en estos, diseñe mecanismos de prevención y, también, esquemas de respuesta que le permitan mitigar consecuencias en últimas instancias.

5. Realice auditorías y revisiones continuas

Además de la planificación, el análisis previo de riesgo y las políticas concretas de administración de datos, es necesario emplear auditorías de manera constante para identificar potenciales amenazas, equivocaciones y vulnerabilidades: es muy útil y provechoso contar con ayuda experta durante estos procesos de revisiones para así sacar conclusiones mucho más certeras que ayuden a impulsar puntos de mejora.

En este sentido, puede valerse del apoyo de su proveedor de tecnologías de confianza.

En conclusión, centralizar los flujos de información, seguir las mejores prácticas en el manejo de datos y alinearse con verdaderos expertos —que además estén comprometidos con la confidencialidad y la privacidad— son los pilares de una correcta y eficiente gestión de riesgos en TI.

Tener en cuenta todos estos elementos es esencial para que la digitalización del control de gastos y otros procesos sea escalable y realmente provechosa para las organizaciones, libre de amenazas y consecuencias que conlleven gastos extra y comprometan la estabilidad.

¿Esta lectura cumplió con sus expectativas? Si quiere obtener más información sobre la gestión de las tecnologías y otros recursos de su empresa, ¡lo invitamos a que visite nuestro blog!