La era actual exige un nuevo liderazgo financiero

Dadas las nuevas expectativas que tienen las organizaciones en su director de Finanzas, es preciso que éste evolucione. Entre sus nuevas proyecciones y metas deberán estar la innovación del negocio y el crecimiento constantes.

En estos últimos meses ha quedado claro que el papel del CFO es más esencial que nunca. No es de extrañar en una economía llena de obstáculos y plasmada de incertidumbre de cara a los años por venir. Atrás han quedado los años en los que los equipos financieros tenían la encomienda de nivelar los presupuestos y ejercer un control de los gastos a rajatabla, únicamente.

Ahora que las crecientes presiones y los constantes cambios en la dinámica de las operaciones y la interacción con clientes están brindando mayor prioridad a la agilidad y la transformación organizativa basada en la digitalización, el rol del director financiero y su departamento ha evolucionado: ya no se trata sólo de ser guardián de la estabilidad de la organización, sino de ser un asesor estratégico de las áreas de negocio, y defensor de la transformación digital y la innovación con sentido en la empresa, como el uso de inteligencia artificial y la automatización de procesos enfocados en una mayor eficiencia y productividad.

Así como lo expone Forbes en su texto con título “El CFO en 2022: catalizador de la transformación”, ya no debería hablar enfocado en cifras y números, sino en el planteamiento de los diferentes futuros plausibles; hoy en día sus funciones y habilidades se encaminan hacia nuevos parámetros. Como tiene todo para impulsar los objetivos de la organización, su meta estratégica debe centrarse en conformar vías para que la compañía se mantenga en el camino de la innovación y el crecimiento, a partir de una planificación permanente de escenarios, a pesar de la creciente incertidumbre.

¿Cómo lograrlo? El artículo de Forbes contiene información útil en este sentido. Por citar un ejemplo, el medio sugiere que, aprovechando que ahora hay un volumen mucho mayor de datos, provenientes de las operaciones cada vez más digitalizadas, los CFOs pueden convertir tales datos en información y conocimiento para una toma de decisiones más estratégica.

En SAP Concur consideramos que, en este camino hacia un nuevo liderazgo, los líderes financieros deberían incrementar y optimizar la colaboración con los equipos de TI, puesto que la tecnología jugará un papel cada vez más relevante en el cumplimiento de sus metas.

Sin embargo, de acuerdo con el informe “El liderazgo en una nueva era: El área de TI avanza”, que se encuentra en nuestro Centro de Contenidos (el cual se basa en una encuesta a líderes de TI y Finanzas en un balance 40% - 60%, respectivamente), tan sólo la mitad de los tomadores de decisiones de TI a nivel global (52%) señalan que colaboran eficazmente con las áreas financieras. Si bien en México el porcentaje sube a 67%, aún hay trabajo por hacer, y es urgente en la medida de que esta colaboración ineficaz impacta negativamente: apenas el 36% de los participantes afirman que su organización es eficaz en mantener la visibilidad financiera y los datos para fundamentar la elaboración de presupuestos, la previsión y una toma de decisiones eficaz y bien documentada.

La emergencia sanitaria del 2020 es un claro ejemplo de lo rápido que puede cambiar el entorno. Los líderes deben estar preparados, continuar evolucionando y ser lo suficientemente ágiles en ello para mantener la rentabilidad del negocio y seguir siendo una pieza clave para la organización.