¿Quién está impulsando la próxima era de los viajes corporativos?

Usted está al frente de su programa de viajes; el programa de viajes recién modificado y completamente adaptable que reconstruyó durante los últimos 16 meses de “tiempo de inactividad”, pero aunque los ejecutivos ahora esperan que usted reinicie sin ayuda de nadie los viajes corporativos y que ponga de nuevo en marcha la compañía, hay otra persona que ellos deben tener en cuenta.

 

Antes de llegar a la respuesta, echemos un vistazo más profundo a esa idea de los ejecutivos, ya que es fundamental para lo que el personal de la gestión de viajes haga a continuación.

 

La alta dirección corporativa realmente espera que usted reanude los viajes, pues son los viajes corporativos lo que generan el impulso empresarial y, si bien las reuniones virtuales han mantenido el motor en marcha, esto no puede mover a las compañías con tanta eficacia como sentarse frente a frente en una mesa y cerrar un trato con un apretón de manos. Debido a estos simples hechos, usted, como líder de viajes, ocupa un asiento fundamental en la mesa estratégica, y todos, desde el director ejecutivo de finanzas hasta el director ejecutivo, quieren oír lo que usted tenga que decir. Necesitan escuchar ideas buenas y audaces sobre cómo poner en marcha su programa de viajes, listo para adaptarse a los cambios que seguramente habrá y para hacer avanzar la compañía.

 

Pero una vez más, los ejecutivos tampoco llevan, en este sentido, el timón del barco.

 

En nuestro nuevo mundo, más cauteloso e impredecible, es el viajero individual quien tiene las llaves. La decisión de cuándo está listo para volver a abordar un avión o un tren le corresponde exclusivamente a él o a ella. Depende de él o ella decir “es demasiado pronto” para recorrer sus instalaciones de APAC. Depende de ellos, en conjunto, exigir nuevas políticas y procedimientos con respecto a cuándo, dónde y cómo viajar, y cómo usted los mantendrá seguros mientras viajan.

 

El nivel de comodidad de los viajeros es la clave para volver a viajar. Necesitan saber que usted puede ofrecerles el equipo de protección personal (EPP) que necesitan; que puede ponerse en contacto con ellos y ayudarlos a salir adelante si se ven atrapados en una situación de emergencia; necesitan saber que usted sabe qué hacer. Y mientras no estén seguros de que usted cuida de ellos, no irán a ninguna parte y el director ejecutivo se preguntará por qué la compañía no se recupera.

 

La esencia del problema es la confianza: tanto los líderes de la compañía como los agentes viajeros necesitan confiar en el programa de viajes que usted les ofrezca. Quieren saber que no tienen que preocuparse de enfermarse, ni de verse envueltos en algún otro tipo de problema a medida que se reanudan los viajes. También quieren estar seguros de que, además de los nuevos protocolos de seguridad, usted ha tenido en cuenta la sostenibilidad como uno de los pilares del nuevo programa de viajes. Con los viajes ya no solo se pretende aumentar las ventas, sino también reducir la huella de carbono corporativa.

 

Si todo esto le parece abrumador (y hay motivos para ello), existe una lista de verificación de viajes que circula entre sus colegas y que vale mucho más que los cinco minutos que uno tarda en leerla. Concretamente, ofrece a los gerentes de viajes cuatro sugerencias diseñadas para ayudarles a reconstruir la confianza en un programa en constante evolución: desde adoptar una mentalidad de gerencia de viajeros, que es lo que hemos explicado anteriormente, hasta cambiar del deber de protección al “deber de empatizar”.

 

En una reciente encuesta mundial de viajeros de negocios, el 90% de ellos afirmaron que esperan que su compañía les ofrezca ventajas que garanticen su salud y seguridad mientras viajan. Esperan políticas y prácticas, no promesas. Y aunque los viajeros podrán expresar su opinión antes de abordar nuevamente un automóvil, un tren o un avión, la puesta en práctica de los nuevos protocolos depende de usted. Reformar continuamente su programa de viajes requerirá pensar en grande y actuar con valentía, pero con las herramientas adecuadas en la mano, usted tendrá más autoridad que nunca en cuanto hacia dónde se dirigen los viajes.

 

Y gozará por igual de la confianza de los viajeros corporativos y los líderes de la compañía.