A nadie le gusta una buena auditoría..

Incluso con todos los cambios y desafíos que acabamos de afrontar, incluso con el imperativo absoluto de que las compañías deben ver, gestionar e intentar ahorrar todos los centavos que puedan, Las organizaciones siguen mostrándose reacias a examinar sus procesos de auditoría. Por supuesto, les gustaría revisar el 100% de sus reportes de gastos para asegurarse de que no estén plagados de errores ni de fraudes pero el acto de auditar es costoso y consume mucho tiempo.

Además, las auditorías pueden señalar cosas en las que no quiere pensar. Como abordar sus procesos.

Sin embargo, ¿cuáles son los costos de cruzar los dedos y esperar lo mejor? ¿Qué arriesgamos como compañías si ignoramos la lección económica del mundo real sobre el COVID-19 y dejamos que las cosas vuelvan a las prácticas previas a la pandemia? ¿Qué pasa si no nos controlamos nosotros mismos (o, al menos, examinamos lo que gastan nuestros empleados)?

Bueno, nuestro primer pensamiento podría ser en las multas y fiascos que corremos el riesgo si no cumplimos con la política de la compañía. O los costos en los que incurrimos al no prestar atención a los errores humanos o a la codicia humana, los cuales aparecen en los reportes de gastos con relativa frecuencia.

Sin embargo, algunos argumentan que los costos reales de caer en el orden establecido aparecen cuando empezamos a quedarnos atrás.

Las compañías aprendieron resiliencia en 2020. Es hora de aprender a reinventarse. Rededicación. Comprometernos de nuevo a reevaluar cómo hacemos el trabajo. Tenemos que estar dispuestos a deshacernos de nuestros sistemas de procesos ineficientes y comprometernos con el mejoramiento continuo. Porque si no lo hacemos, no seremos capaces de adaptarnos a los cambios y desafíos continuos.

Y​​habrá cambios y desafíos continuos.

De nuevo, esto es motivo suficiente para integrar revisiones de gastos inteligentes en todos sus procesos. No debería ser responsabilidad exclusiva de las cuentas por pagar (AP) mantenerse al tanto de cada auditoría: tienen un trabajo más importante que hacer, no tienen tiempo para hacer algo extra y no quieren preguntarle a su supervisora porqué gastó $3,200 en “suministros de oficina” la semana pasada.

Usted, por otro lado, quiere brindarles la ayuda que necesitan.

La solución se encuentra en la combinación de tecnología inteligente y la revisión de expertos. (Recuerde, esa es solo una parte de la solución más grande de la que hablamos aquí: el compromiso con el mejoramiento continuo). Todavía desea personas con los ojos puestos en la página: solo quiere asegurarse de que están respaldados por inteligencia artificial y herramientas de machine learning que garanticen que cada cargo crítico de cada reporte de gastos reciba el escrutinio adecuado.

Es un enfoque de dos partes que no puede ser rentable, ¿verdad?

Puede serlo. De acuerdo con esta hoja de tips de auditoría, que ofrece cinco formas en que las auditorías pueden impulsar el crecimiento, señalando los problemas antes de que dañen su resultado final o conduzcan a un incumplimiento. Incluso hay una fórmula sencilla para ayudar a calcular lo que costarán las auditorías a su organización y qué tipo de ROI verá al automatizar y externalizar el proceso. 

Aunque no le agrade la idea de auditarlo todo, a todos les encanta asegurarse de que las cosas se hagan bien. 

Tags:

Expense