¿Qué son los criterios ESG y por qué son importantes?

4 de Octubre de 2021

A partir de los años 60 se comenzó a usar el concepto de inversión sostenible con la intención de promover buenas prácticas socioambientales, bajo los criterios ESG —medioambientales, sociales y de gobernanza corporativa, por sus siglas en inglés.

El objetivo era influir en las empresas para que incluyeran en sus obras y carteras de proyectos acciones directas que contribuyeran a mejorar el medioambiente y las relaciones con las comunidades.

Así, en 2005 la ONU puso en marcha los Principios para la Inversión Responsable, basados en los criterios ESG. Desde entonces, cada vez son más las inversiones que responden a estos principios, con el objetivo de mejorar la rentabilidad económica de manera sostenible.

En este artículo, veremos en qué consisten los criterios ESG, cuáles son sus beneficios y cómo implementarlos en su empresa.

¿Qué son los criterios ESG?

El término 'ESG' -environmental, social and governance en inglés- hace referencia a los factores que se toman en cuenta al momento de invertir en una empresa.

Los criterios ESG, les permiten seleccionar sobre qué activos realizarán inversiones sostenibles, evaluando las variables ambientales, sociales y de gobernanza corporativa.

En otras palabras, no solo tienen que considerar los detalles financieros, sino también los aspectos que pueden incidir en la valoración de la inversión a futuro, porque el interés superior es combinar la rentabilidad económica y los riesgos a largo plazo.

Ahora, definamos los factores por los que están compuestos estos criterios:

1. Factor ambiental (E)

Se basa en el efecto directo o indirecto de la actividad de la compañía en el medio ambiente. Considera el impacto ambiental como la contaminación, el cambio climático, deforestaciones, emisiones de gases de invernadero, así como las actividades o esfuerzos que se realicen para mitigar estos efectos adversos.

La evaluación de estos factores persigue los siguientes objetivos:

  • Administración de los recursos.
  • Prevención de la contaminación.
  • Reducción de las fuentes de emisiones que alteren el cambio climático.
  • Realizar informes o divulgaciones medioambientales.
  • Evitar o disminuir al máximo los impactos ambientales.
  • Reducir los costos.
  • Usar la energía renovable o limpia como fuente para la rentabilidad.
  • Evitar riesgos en los marcos regulatorios, litigios y de reputación.

2. Factor social (S)

Se refiere al efecto o repercusión en el entorno social de las actividades que realiza una empresa en términos de diversidad, administración, derechos humanos, cuidados sanitarios y aspectos filantrópicos.

Así, sus principales objetivos son:

  • Promover en todo momento la salud y la seguridad.
  • Fomentar las buenas relaciones entre trabajadores y la administración de la empresa.
  • Proteger los derechos humanos universales.
  • Visión y misión dirigidas a la integridad.
  • Aumentar los niveles de productividad.
  • Resaltar la defensa en la cultura de los valores éticos y morales.

3. Factor de gobierno (G)

Involucra las remuneraciones, estrategias fiscales, los derechos de los accionistas, la estructura del consejo administrativo, la interacción entre los accionistas y la administración de las empresas, la transparencia, la equidad, el código ético y la rentabilidad económica.

En este caso, sus objetivos son:

  • Incrementar la diversidad y la responsabilidad del directorio empresarial.
  • Velar por la protección legal y los derechos de los accionistas.
  • Elaborar informes y divulgar de forma oportuna la información.
  • Integrar y orientar a los accionistas y la administración en intereses comunes.
  • Hacer un seguimiento estricto de los estados financieros.

En definitiva, la correcta aplicación de estas pautas se ha convertido en un indicador de calidad para las empresas que desean ser exitosas, sostenibles en el tiempo y que quieran asumir roles de compromiso y responsabilidad social.

Lea también: Viajes de negocios: una mirada más cercana a los próximos 12 meses

¿Cómo es el proceso de inversión en ESG?

Basándose en los criterios de ESG, los inversionistas deben ahora valorar aspectos que garanticen que la inversión sea sostenible. A continuación, desarrollamos los más importantes:

Exclusión

Los inversores optan por descartar empresas en sectores controversiales que estén relacionadas con aspectos negativos en torno al medio ambiente, la religión y ética. Por ejemplo, fábricas de bebidas alcohólicas, cigarreras o tabacaleras, fabricantes de armas o energía nuclear.

Inclusión

En contraposición, lo ideal es optar por empresas que se desarrollen en sectores que retribuyan a la sociedad parte de sus beneficios, que sean justas y equilibradas con el personal, que se desempeñen en el uso de energías renovables y que reduzcan los riesgos al ambiente, comunidades y trabajadores.

Integración

Los negocios deben evaluar los criterios de ESG junto con los indicadores económicos de forma cohesionada como un todo, en favor de la flexibilidad y la amplitud. De esta forma, dan lugar a su adaptabilidad en cualquier etapa o momento a futuro.

Impacto

Destaca la preservación del planeta y el cuidado del medioambiente con la participación plena de los accionistas en temas tan importantes como: ecotecnologia, salud, acceso al agua potable y uso de tecnologías no contaminantes.

¿Cuáles son los beneficios de las inversiones ESG?

El interés de las empresas por alinearse a los criterios ESG sigue aumentando, debido a la gran aceptación que tiene en los consumidores este tipo de iniciativas, lo que genera un importante valor agregado para sus productos y/o marcas.

Por otra parte, al ver este tipo de iniciativas, los gobiernos locales y regionales crean leyes y normas que generan oportunidades de expansión en las empresas, brindándoles prestigio y una fuente de ingresos mayor.

En suma, algunas de las ventajas más significativas en las empresas que abordan de manera proactiva el ESG son:

  • Aumentan la liquidez en las acciones del negocio, por el interés que han desarrollado los inversores e instituciones crediticias en las empresas que ejecutan carteras y programas basados en el ESG.
  • Generan alto valor competitivo.
  • Producen una imagen positiva frente a activistas ambientales y organizaciones sociales, evitando conflictos o campañas negativas contra la empresa.
  • Un alto número de inversionistas y bancos mantienen líneas de crédito especiales para las empresas que realizan proyectos con políticas de ESG.
  • Aceptación y reconocimiento positivo por parte del público en general.

Lea también:Reiniciar para crecer: Los líderes de finanzas trazan un rumbo hacia el futuro

La importancia de la inversión responsable en la actualidad

La inversión sostenible y responsable (ISR) integra a los criterios ESG para el estudio, análisis y selección de valores de una cartera de inversión.

Años atrás, la responsabilidad social era considerada como un gasto para el rendimiento económico de las empresas. Sin embargo, con el correr de los años, quedó demostrado que, lejos de ser así, los principios de responsabilidad social pueden potenciar las ganancias de una compañía.

A su vez, la crisis de la pandemia de COVID-19 ha motivado a las empresas a preocuparse más por el factor social del ESG, vinculado a la estabilidad, infraestructura y a la necesidad de garantizar la seguridad y el bienestar de los empleados.

Los inversores, conscientes del contexto global y las fortalezas que representan las buenas prácticas ESG, tienen todos los incentivos para apalancar estas iniciativas para enfrentar la pandemia, considerando también crisis futuras.

Los portafolios basados en ESG han demostrado tener menor riesgo y volatilidad, generar mayores rendimientos y garantizar el retorno de las inversiones. En cambio, las empresas que obvian estos criterios presentan incidentes, fraudes, actos de corrupción, irregularidades financieras y conflictos laborales que perjudican seriamente la imagen corporativa y sus alianzas de negocios.

¡Hasta aquí llegamos!

¿Le ha gustado el artículo y quiere seguir conociendo sobre los nuevos desafíos que deben afrontar las empresas? ¡Descargue nuestro ebook y descubra los 7 pasos para construir una empresa más resiliente y adaptable!