Gestión de riesgos: ¿Qué es y cuáles son sus objetivos?

11 de Enero de 2022

La gestión de riesgos es una disciplina ampliamente usada en el mundo de los negocios para identificar y evaluar los potenciales riesgos a los que está expuesta una organización. Con ella se puede crear una estrategia organizacional que logre mitigarlos o eliminarlos por completo.

En este artículo le presentaremos todo lo que necesita saber para llevar una gestión de riesgos exitosamente.

¿Qué es la gestión de riesgos?

El término en concreto hace referencia a la evaluación de riesgos que se ejecuta con el fin de crear planificaciones para controlar o disminuir el efecto que podrían tener dentro de una organización a corto, mediano o largo plazo.

Un riesgo, evidentemente, significa una potencial pérdida o daño que pueda sufrir la empresa y que afecte negativamente las operaciones, resultados o el clima organizacional.

Los riesgos pueden originarse por diversas causas, como los errores en la gestión o como amenazas relacionadas con ciberseguridad.

Las estrategias que se utilizan para llevar a cabo la gestión de riesgos son aquellas técnicas, planificaciones y acciones que sirven para lidiar y controlar las potenciales consecuencias de las posibles amenazas.

La gestión de riesgos en la empresa se basa generalmente en un documento detallado que incluye todas las técnicas y procesos que se ejecutan como parte de la metodología y la forma en que la empresa identificará y abordará los riesgos.

Dicho documento también establece las normas de cumplimientos y los departamentos específicos que deben seguir los lineamientos para la gestión de riesgos empresarial. Estos ya se encuentran estandarizados, gracias al Instituto Nacional de Estándares y Tecnología y la Organización Internacional de Normalización (ISO).

Como un ejemplo claro de lo mencionado, están los estándares que deben seguir los servicios financieros de una organización con el fin de identificar y controlar los riesgos, sobre todo aquellos pensados para proteger los datos de clientes, iniciar procesos de inversiones o determinar el riesgo crediticio de una persona u organización.

Objetivos de la gestión de riesgos

Los propósitos generales de la gestión de riesgos pueden describirse como:

  • Identificar los riesgos potenciales a los que está expuesta la organización.
  • Reducir o mitigar los riesgos que pueden afectar negativamente a la empresa.
  • Proporcionar una base estratégica y congruente para tomar decisiones para cada tipo de riesgo.
  • Planificar las acciones enfocadas en reducir o eliminar los riesgos potenciales de la empresa.
  • Garantizar una respuesta proporcional ante la gravedad que los riesgos pueden ocasionar, tomando en cuenta los costos asociados a estas acciones y la durabilidad de los proyectos.
  • Llevar la gestión de riesgos a todos los departamentos y niveles a través de información oportuna y relevante que permita tomar decisiones basadas en datos prioritarios fundamentados en los problemas críticos para los proyectos de la empresa.

Evidentemente, analizar y controlar los riesgos es una herramienta muy valiosa para evitar catástrofes en las actividades de la organización, así como para evaluar las potenciales amenazas y establecer estrategias para abordarlas y obtener mayor posibilidad de éxito.

Tipos de riesgos

En una empresa existen múltiples procesos que, a pesar de generar productividad a la organización, también son vulnerables a sufrir problemas, lo cual es un riesgo y debe ser contemplado. A continuación, los tipos de riesgos más comunes empresarialmente:

  • Sistemáticos: engloban aquellos riesgos presentes en sistemas económicos o en el mercado de la compañía.
  • No sistemáticos: derivados de la gestión financiera y la administración de cada negocio, es decir, que se produce por fallas en la organización.
  • Financieros: se refiere a los que están presentes a causa de la gestión financiera, es decir, por los movimientos, transacciones y acciones que tienen influencia en las finanzas, dentro de los cuales están:
  • Créditos
  • Tasas de interés
  • Del mercado
  • Liquidez
  • Cambio
  • Económicos: asociados a la actividad económica interna y externa; como las pérdidas a causa de mala toma de decisiones o eventos ajenos del entorno.
  • Ambientales: presentes en ambientes hostiles a nivel social o natural; como la violencia, inseguridad social, temperatura o altitud geográfica.
  • Políticos: derivados de circunstancias políticas que pueden afectar a la organización; como acciones gubernamentales, cambios de gobierno, acciones terroristas, revoluciones, entre otros.
  • Legales: se refiere a aquellos obstáculos legales o normativos que puede impedir la actividad comercial y operativa en un sitio determinado; como leyes restrictivas del mercado, entre otros.

Todos estos abren la oportunidad para contextualizar los pasos o el proceso de implementación de un sistema de gestión de riesgos.

¿Cómo llevar a cabo un sistema de gestión de riesgos?

Paso a paso se puede resumir de la siguiente manera:

Identificación de riesgos

Esto involucra el identificar y describir los potenciales riesgos basados en la lista antes definida. Posteriormente, deben ser documentados en un registro, preferiblemente digital con el fin de informar a toda la organización.

Análisis de cada riesgo

Para determinar el posible efecto o la probabilidad de que se presenten en la empresa, es crucial estudiar los factores de riesgo y posibles consecuencias que pueden ocasionar si se llegan a hacer realidad.

Valorar los riesgos

A través de auditorías internas y un análisis exhaustivo de riesgos, se debe determinar la magnitud de cada uno de ellos con el fin de priorizarlos de acuerdo a su probabilidad o impacto a la organización.

Reducción de riesgos

Una vez establecida la prioridad y probabilidad de cada riesgo potencial, es imperante desarrollar una estrategia congruente, realizable y cuantificable que sirva como guía para que toda la organización de respuesta ante la necesidad de controlar o mitigar los riesgos.

Supervisión

Por último, cada uno de los riesgos deben ser evaluados continuamente con el propósito de garantizar que las estrategias y planificaciones estén actuando de forma esperada y las amenazas estén siendo minimizadas o gestionadas efectivamente.

Asimismo, es una herramienta valiosa para redefinir los riesgos y evaluar si alguno de ellos ha escalado o disminuido su nivel de prioridad o probabilidad.

¡Ahí lo tiene!

Con todo lo dicho ya está listo para aplicar su propio plan de gestión de riesgos y comenzar a generar procesos que garanticen el éxito de su compañía.

Una excelente manera de mitigar los riesgos financieros de una empresa es a través de un Control de Gastos Inteligentes, es por eso que le recomendamos este artículo donde le explicamos todos los recursos que necesita para lograrlo.