10 pasos para crear un programa de gestión de riesgos financieros

17 de Agosto de 2021

Que toda empresa cuente con un programa de gestión de riesgos financieros, en estos tiempos, debería ser un recurso esencial, pues, de esta manera pueden evitar importantes pérdidas económicas.

A su vez, permite que la rentabilidad de una empresa se afirme de manera segura, eficiente y genere confianza dentro del mercado.

¿Sabe qué es un programa de gestión de riesgos financieros y cómo crearlo? ¡Siga leyendo y lo veremos a continuación!

¿Qué es un programa de gestión de riesgos financieros?

Como el término lo indica, un programa de gestión de riesgos financieros consiste en identificar a tiempo cualquier tipo de amenazas que ponga en peligro a los recursos de una empresa. Llevando a cabo una buena gestión, se podrán evitar pérdidas millonarias.

Para lograrlo con eficacia es necesario contar con toda la información necesaria, analizarla e identificar si existen posibles amenazas que podrían poner en riesgo a su empresa, cualquiera sea su tamaño. De esta manera, en lugar de buscar una solución cuando los hechos ya estén consumados, podremos evaluar y diseñar una estrategia para evitarlos.

¿Cómo prevenir los riesgos financieros?

Otra manera de prevenir los riesgos financieros tiene una relación estrecha con el cumplimiento del presupuesto de la compañía. Para ello, es necesario un buen manejo de las finanzas que permita cumplir con los objetivos planificados, así podrán optimizarse los recursos, lograr el crecimiento deseado y competir en el mercado.

También existe la posibilidad de contratar una póliza de seguros que, ante un acontecimiento desafortunado, permita que las pérdidas sean las mínimas posibles.

Asimismo, si la empresa en cuestión cuenta con un endeudamiento elevado, las posibilidades de un riesgo financiero son más elevadas. De manera similar sucede cuando existen variaciones de cambio en las tasas de interés, administración incorrecta, operaciones de mercado, inversiones inseguras o falta de información al momento de decidir adecuadamente.

Entonces, para quedarnos tranquilos por saber que nuestra empresa no correrá peligros ni sufrirá una pérdida millonaria, es necesario crear un programa de gestión de riesgos financieros para evitarlo.

10 pasos para crear un programa de gestión de riesgos financieros

Una correcta gestión de riesgos financieros permitirá contar una buena reputación, mayor credibilidad en el mercado y el estado de la empresa. Veamos cuáles son los 8 pasos para crear un programa:

1.      Efectuar un marco de gestión de riesgos basado en la política de riesgos

Para implementar un marco de gestión de riesgos se deben tener en cuenta:

  • Productos o servicios ofrecidos
  • Asuntos de recursos humanos y de los empleados
  • Comunicación y mercadotecnia
  • Recursos e información
  • Seguridad
  • Clientes
  • Obligaciones reglamentarias
  • Gestión de flujo

2.      Revisión y monitoreo constante

Las estrategias de gestión de riesgos deben ser revisadas y monitoreadas de forma constante. Pues, con el tiempo, algunos riesgos pueden aumentar o disminuir, o pueden aparecer nuevos riesgos que un programa obsoleto no podrá detectar.

Para ello, a través de una supervisión continua, garantizamos que los nuevos riesgos sean controlados en tiempo y forma.

3.      Identificación de riesgos

La identificación de riesgos existentes y potenciales es una buena herramienta para evitar problemas financieros. Además, es importante identificar los controles existentes.

Los riesgos potenciales se clasifican de la siguiente manera:

  • Riesgo de desempeño
  • Riesgo de contratos
  • Riesgo de aceptación
  • Riesgo de continuidad
  • Servicios prestados

4.      Determinar un contexto adecuado

Para establecer el contexto de la empresa se deben considerar las metas y los objetivos de la misma. Además, es importante conocer el entorno en el que opera e identificar con precisión todas las partes que participan de las operaciones del mercado.

Estas partes son tanto internas como externas, por ejemplo: empleados, proveedores, clientes, consultores, auditores, agentes y terceros.

5.      Comunicar y consultar

Una empresa debe comunicarse constantemente con todos sus participantes (detallados en el punto anterior), pues, al estar bien informados cada uno se hará cargo de sus acciones.

La información, la comunicación y las consultas regulares entre todas las partes, permiten que las tareas se cumplan con responsabilidad. Para ello es necesario considerar las fechas principales y las posibles consecuencias que pueden aparecer por su incumplimiento. 

6.      Establecer fechas de vencimiento

Toda planificación debe contar con una fecha de vencimiento que las empresas determinarán de acuerdo a cada ejercicio. Esto quiere decir que los planes para controlar las amenazas de una compañía no pueden ejecutarse de manera indefinida, ya que esos potenciales peligros podrían multiplicarse y dañar otros procesos.

7.      Gestionar y tratar los riesgos

Los riesgos pueden reducirse o evitarse de acuerdo a las decisiones que tome una empresa. Para ello es importante establecer una capacitación continua del personal y una revisión del compromiso con los clientes.

8.      Analizar y evaluar regularmente

El análisis y la evaluación permanente permite que una empresa pueda controlar mejor los riesgos, así también considerar las pérdidas reales o potenciales y además considerar las posibles consecuencias.

9.      Registrar las políticas y los procedimientos

Cuando una empresa lleva un registro por escrito de sus políticas y procedimientos, de sus procesos y evaluaciones, cuenta con una guía de acción y un marco para que se realicen las tareas de acuerdo a lo previsto con anticipación.

Un registro documentado tiene la validez necesaria para demostrar posibles errores de comunicación o malentendidos. De esta manera, la empresa contará con una declaración de sus políticas que servirá de referencia constante para poder ser consultada cuando se lo requiera y así, reducir las posibilidades de ocasionar infracciones innecesarias.

10.  Asignar responsabilidades

Cualquiera sea el tamaño de la empresa en cuestión, debe haber una persona asignada para controlar los factores que pueden causar pérdidas o daños. Asimismo, es aconsejable que se establezca un seguimiento permanente sobre estos puntos para evitar la multiplicación de riesgos.

Para ello, recomendamos que las responsabilidades no se concentren en una sola persona y que para estas tareas se contrate al personal más adecuado, así se evitarán errores que podrían ocasionar problemas mayores.

¿Le interesaron estos pasos para crear un programa de gestión de riesgos financieros? Entonces lo invitamos a descubrir más formas de fortalecer a su empresa descargando nuestro ebook:

7 pasos para construir una empresa más resiliente y adaptable