Incremente la Madurez Digital de su empresa con la tecnología

6 de Julio de 2022

¿Cómo puede usted identificar las debilidades y fortalezas tecnológicas de su empresa? ¡Con la madurez digital!

Este es un proceso que permite conocer el nivel que ha alcanzado la organización con la transformación digital, así como determinar si las herramientas que utiliza en sus labores son del todo eficaces para lograr los objetivos planteados.

Al tener esa medida, se pueden reorientar los recursos a las áreas más álgidas y solucionar los problemas que se presenten.

Pero, ¿cómo se puede calcular la madurez digital? En este artículo le vamos a contar todo lo que tiene que saber sobre el tema ¡Acompáñenos hasta el final!

¿Qué es la madurez digital?

La tecnología y la ciencia han ganado territorio dentro de casi todos los ámbitos de la vida, y sus herramientas de enseñanza, aprendizaje y cambios en los procesos que antes eran manuales son cada vez más eficaces y novedosos.

No en vano, el siglo XXI se ha caracterizado por ser una era en que la transformación digital, volviendo así a las tecnologías imprescindibles para el desarrollo y crecimiento de las empresas. Hablamos de no quedarse atrás, de poder competir en el mercado y estar a la par de las nuevas tecnologías.

Entonces, al incorporar la innovación en los procesos de su empresa, hay que tener en cuenta la madurez digital, que no es más que medir las capacidades tecnológicas con las que se cuentan (desde 0 a 5) para estar seguros de que las metas se están cumpliendo cabalmente y que las estrategias que se utilizan son las adecuadas.

Pero al implementar lo digital y tecnológico, como estrategia, es imprescindible conocer en qué nivel de la Madurez Digital se encuentra su organización.

El nivel puede variar según el alcance que tenga la empresa en cuanto a su desarrollo tecnológico. Definitivamente este es un proceso gradual que de acuerdo a cómo se lleve, puede avanzar o quedarse estancado.

Ventajas que proporciona la madurez digital

Estas son algunas ventajas que ofrece la madurez digital a las empresas:

  • Apresura los procesos de transformación y los dirige hacia los objetivos de rentabilidad proyectados.
  • Permite desviar los recursos a las áreas donde sí se requieren.
  • Abre las puertas al análisis del enfoque de transformación digital empleado.
  • Ayuda a superar barreras y bloqueos que impidan que los procesos se lleven de manera eficaz.

Importancia de tener un alto Índice de madurez digital

Como se dijo al inicio de este artículo, el nivel de madurez digital en el que se encuentra una organización, da una referencia confiable para poder examinar sus fortalezas y debilidades a nivel digital. Esto, con el fin de identificar todas esas mejoras que pueden lograr maximizar la eficiencia de las operaciones y su competitividad.

Por eso, se puede ratificar que cuando una empresa proyecta un alto Índice de Madurez Digital (IMD), está en un gran momento, pues significa que cuenta con todas las herramientas necesarias para que sus procesos se lleven a cabo de manera óptima.

Además, está comprobado que existe una correlación entre las organizaciones digitalmente maduras y aquellas que reportan un alto rendimiento financiero. Estas tienen mayor rentabilidad, mayores ingresos y una valoración elevada en el mercado.

En este punto, hay que conocer cómo se mide la madurez digital, para ello existen 5 niveles en el IMD, estos se explican a continuación.

Los 5 niveles de la Madurez Digital

Nivel cero: Resistencia al cambio

En este nivel se pueden mencionar a empresas que aún realizan sus procesos de forma manual o en papel.

Aunque cueste creerlo, muchas organizaciones aún se resisten al cambio, ya sea porque no creen en la fidelidad de la automatización de los procesos o porque no tienen información sobre cómo tomar ventaja de la innovación (escasa cultura digital).

También sucede que se han acostumbrado o conformado con hacer las cosas a su manera o de la forma que creen que les funciona mejor, y dudan del valor que tiene la tecnología. Pero ese arraigo no es para nada favorable: les impide crecer, competir y tener ingresos mayores a los que reportan.

Muchas empresas, por ejemplo, no soportaron la crisis generada por la pandemia del COVID-19. Al no estar a tono con las nuevas tendencias tecnológicas, les fue imposible reorganizarse para poder operar en pleno confinamiento.

En cambio, las organizaciones que sí contaban con una buena madurez digital, fueron capaces de reinventarse y salir airosas. 

Nivel 1: Principiantes

Las organizaciones que apenas han desarrollado procesos digitales, y no han explotado todos los beneficios que trae consigo las nuevas tecnologías, se encuentran en el nivel 1 de la madurez digital

Estas empresas que consideran poco útiles las herramientas, como las aplicaciones móviles, son principiantes. Sin embargo, en esta fase pueden detectar que deben transformarse y empiezan a considerar la incorporación de más y mejores iniciativas tecnológicas.

Por lo general, este tipo de organizaciones carece de un líder que crea en el poder de la transformación digital, y si ese líder no existe, difícilmente mejorarán los procesos dentro de la empresa.

Se suma el hecho de que para el recurso humano esto supone quedarse estancado, sin posibilidades de experimentar y aprender sobre todos esos nuevos instrumentos y técnicas.

Nivel 2: Calificados

Empresas que han dado pasos a la incorporación de ciertas herramientas tecnológicas, se incluyen en este nivel. Tienen una experiencia breve y poco sólida, pero interés de capacitarse para poder asumir actualizaciones.

Lo positivo de estas organizaciones es que están abiertas a seguir el camino de la transformación y creen en las oportunidades que la tecnología les abre en todos los aspectos: mejora de procesos, ganar tiempo, mejores ganancias y poder competir con otras empresas.

Sin embargo, no tienen un plan estratégico para lograr ese objetivo, necesitan asesoría especializada y mucha información. También carecen de liderazgo y visión.

Nivel 3: Experto

En el nivel 3 de la madurez digital, están las empresas que no dudan en ejecutar iniciativas transformadoras y están apegadas a la cultura y organización digital. Ya tienen automatizados y desarrollados sus procesos, además de que cuentan con excelentes instrumentos para el análisis avanzado de información.

En ese sentido, son firmes competidores en el mercado. Pero hay algo que aún requieren y les impide tomar total ventaja, y es tomar en cuenta a sus clientes para armar estrategias: no explotan al máximo la posibilidad de captar datos relevantes de los usuarios y usarlos a su favor.

Por ejemplo, preferencias, nivel de estudio, rango de edades u otros indicadores que al conocerlos les pueden aportar una visión distinta a cómo dirigirse a sus clientes. Estos datos se obtienen con estrategias tecnológicas bien pensadas.

Nivel 4: Líder

Si su empresa ya domina todo lo referente a transformación digital, entonces se encuentra en el nivel 4 del IMD. Esto significa que adoptaron todas las herramientas digitales necesarias para los diferentes departamentos.

Este tipo de empresas son competidores líderes y al menos 30% más rentables que las demás.

En este punto una organización debería:

  • Estar preparada para cualquier cambio que se deba hacer a futuro.
  • Tener los canales de comunicación desarrollados e hiper personalizados.
  • Poder analizar masivamente los datos.
  • Anticiparse a las necesidades.
  • Superar las expectativas de sus clientes.
  • Tener un plan estratégico y sustentable que les permita continuar incorporando iniciativas digitales.
  • Medir sus resultados de forma efectiva.

¿Qué hacer para que su empresa alcance la madurez digital?

Una vez identificado en qué IMD se encuentra su organización, sabrá si su negocio está avanzado en tecnología o, si por el contrario, es requerido implementar nuevos métodos, sistemas y herramientas.

Para comprender mejor qué es lo que se debe hacer para que su empresa alcance la madurez digital, se recomienda tener en cuenta estos pasos que le ayudarán a establecer su propia estrategia de transformación digital.

Pasos para lograr la Madurez Digital

1. Considerar su estado actual

Esto significa estar claro en qué nivel del IMD se encuentra su empresa para poder entender qué necesita y plantearse así, las metas a corto, mediano y largo plazo. Hay que ser honestos en esto, es clave entender cada necesidad tecnológica que tenga la empresa. 

2. Consolidar una visión digital sólida

Una vez evaluado en qué nivel está su empresa, se debe crear un plan integral y estratégico que incorpore a todos los empleados, asegurándose de que se comprenda cuáles son las metas a cumplir y que todos vayan en la dirección correcta para que se logren.

De ser necesario, ese plan puede ser reevaluado. 

3. Dirigir los esfuerzos a las áreas más necesitadas

Si la empresa cuenta con suficientes recursos financieros para invertir en la transformación digital de todos los departamentos, se pueden reforzar de manera conjunta. Pero si es lo contrario, se deben dirigir los esfuerzos y priorizar las áreas que más necesitan ser intervenidas.

De eso dependerá el tiempo que se tarde en conseguir el retorno de los recursos invertidos.

4. Motivar al recurso humano

El equipo de trabajo debe estar capacitado e interesado en que la empresa avance, finalmente, esto también les generará beneficios.

Se espera que estén motivados a trabajar de manera proactiva, ser comprometidos y aceptar los cambios que vengan a favor de la organización. Que se entienda que la meta es alcanzar la madurez digital. Para esto, debe existir una óptima comunicación interna.

Deben conocer de qué se trata, asumir lo tecnológico como oportunidades para la superación profesional y no sentirse amenazados. 

5. Vigilar los avances

Monitorear y hacer seguimiento a los nuevos procesos es importante, además de cuantificar el progreso. Para esto, se deben utilizar las Key Performance Indicators (KPIs).

Las KPIs o medidores del desempeño, son indicadores del nivel de rendimiento de un proceso. Su valor depende de los objetivos que previamente se establecieron. Por lo general, se expresan en valores porcentuales. 

Estos indicadores de rendimiento pueden ser:

  • Tiempo utilizado para realizar cada tarea.
  • Rendimiento en horas de trabajo.
  • Ingresos obtenidos versus inversión realizada.
  • Porcentaje de trabajadores que cumplen con las tareas requeridas.
  • Cantidad de proyectos nuevos que se generan con la adopción de nuevas tecnologías.
  • Tiempo de respuesta a incidentes inesperados.

Vale señalar que no existen KPIs universales. Las organizaciones y sector tienen sus características diferenciales y, en el caso de la transformación digital, los aspectos son específicos para cada cual.

Los indicadores deben ser sencillos, fáciles de comprender, operativos y obviamente cuantificables. Sus resultados ayudarán en la eficaz y rápida toma de decisiones.

Interrogantes que surgen previo a la madurez digital

La expansión y optimización de las empresas a través del uso de la tecnología, mejora los procesos que anteriormente eran ineficientes.

Y cuando una organización va en la vía a la madurez digital, es importante que se tengan presentes las siguientes interrogantes:

  • ¿Cómo alcanzar el nivel más óptimo?
  • ¿Cuáles serán los beneficios de llegar hasta allí?
  • ¿Es rentable realizar todos los cambios?
  • ¿En qué punto del camino digital se encuentra la empresa?

De acuerdo a sus respuestas, y tomando en cuenta toda la información que ha leído en este artículo, sabrá qué acciones tomar y cómo manejarse.

Tenga por seguro que al elegir dar el salto a lo tecnológico o hacer la actualización de los recursos que ya tiene, hay una garantía de éxito. 

La madurez digital es absolutamente alcanzable, solo se necesita tener claros los objetivos que se quieren cumplir y de qué manera hacerlos realidad.

¡Llegamos al final!

Pensar que la transformación digital es opcional, es un error que pone en riesgo el futuro de cualquier organización que se niegue a avanzar. Por eso, implementar las diferentes tecnologías, como los softwares de gestión de gastos, garantizan el impulso de las empresas y las hace más duraderas en el tiempo.

La tecnología hay que aprovecharla, sus herramientas y recursos digitales son una necesidad para todas las empresas, desde la más pequeña hasta la más grande.

No desestime el valor de la tecnología y forme parte de esas organizaciones que han logrado multiplicar sus ganancias y crecer gracias a la aplicación de instrumentos tecnológicos.

La madurez digital, es posible.

Si usted quiere mejorar los procesos dentro de su negocio y crecer en el campo empresarial, le invitamos a conocer la oferta que SAP Concur tiene para su empresa. ¡Contáctenos!