Reducción de costos: 7 formas de lograrlo

27 de Diciembre de 2021

La reducción de costos es uno de los factores más importantes para elevar los beneficios empresariales y seguir creciendo en cuanto a productividad y rentabilidad de todo el negocio.

La principal meta de toda empresa es obtener el mayor beneficio posible, y la mejor manera de conseguirlo es generando un mayor volumen de ventas. Sin embargo, esto no es algo fácil de alcanzar y menos de sostener a largo plazo.

Por esa razón, en este artículo le compartiremos 7 formas de reducir costos en la gestión de su organización empresarial, sea cual sea su giro. Y lo mejor de todo, sin recurrir a despidos laborales ni afectar la calidad de la producción.

¡Vamos a ello!

Beneficios de la reducción de costos en las empresas

Todas las empresas, no importa la región, están expuestas a enormes cargas y presiones. A diario se deben superar pruebas como los cambios del mercado, tendencias, fuga de los mejores talentos, competidores inesperados o problemas con los proveedores.

Esto supone siempre una carga extra que puede atentar contra la estabilidad de cualquier empresa.

La reducción de costos es una buena manera de enfrentar cualquiera de esos panoramas y mantenerse estables durante la mayor parte del camino. Estos son sus principales beneficios:

  • Ayuda a hacer más con menos: Hacer un mejor uso de los recursos disponibles lo ayudará a mejorar la rentabilidad de la empresa y su productividad.
  • Eleva la flexibilidad empresarial: Una mayor tolerancia para ajustarse a condicionantes externos e internos repercute en un clima de menor tensión laboral y operativa. 
  • Es saludable para el entorno organizacional: Instaurar una cultura corporativa donde se minimicen costes y se ahorren gastos siempre será saludable para las finanzas de cualquier entorno empresarial. 

7 soluciones para una gestión de gastos efectiva

Ya sea ante una caída inesperada de las ventas, falta de liquidez o existencia de limitaciones para acceder a créditos, muchas empresas cometen el error de pensar en reducir costos hasta que se vuelve inminente.

Al encontrarse en esta situación, se puede recurrir a medidas drásticas como el despido de personal, el cambio urgente de proveedores o una reestructuración apresurada de los procesos de compra. Estos movimientos pueden suponer enormes riesgos para la operatividad y rentabilidad.

Antes de recurrir a medidas desesperadas, las siguientes recomendaciones para una reducción de costos efectiva serán de gran ayuda:

1. Reingeniería de procesos o BPR

La reingeniería de procesos, o lo que se denomina BPR (Business Process Reeingeniering), es una estrategia que permite rediseñar radicalmente los procesos de producción y optimizar los resultados.

La BPR logra mejoras en situaciones críticas de rendimiento, costos, servicios, calidad y rapidez de los procesos.

Para llevarlo a cabo es necesario efectuar diagnósticos. Estos determinan cuáles son las etapas o áreas en las que se pueden iniciar los ajustes e implementar las estrategias de reducción de costos.

2. Reducir los gastos corporativos

Los gastos corporativos por alojamientos y viajes del personal de la empresa son el segundo mayor gasto que se puede controlar en una organización, después de los salarios.

Evitar que los costos se excedan en esta área y que haya mayor posibilidad de ahorrar es una manera de maximizar los presupuestos en una organización. Para eso es necesario incorporar herramientas de gestión de gastos.

Estos sistemas pueden realizar procesos automáticamente, como cargos de proveedores o de tarjetas de crédito. También permiten la gestión automática de los recibos, lo cual puede evitar errores de duplicación de gastos o contabilidad inexacta.

Una plataforma de gestión de gastos puede reducir entre el 5% y el 8% los costos en esta área al optimizar el control de los viajes y gastos (T&E) del personal.

3. Valorar un cambio de proveedores 

El cambio de proveedores puede ser conveniente para ciertas dinámicas de reducción de costos.

Contar con proveedores de confianza siempre será una buena forma de mantener la calidad en varios productos y servicios. Sin embargo, la competencia, las ofertas y nuevas alianzas pueden ayudar a crear mejores acuerdos comerciales y mayores ventajas para ahorrar costos.

Si la empresa tiene una buena relación con un distribuidor, se puede renegociar una mejora sustancial en los precios. Nunca está de más valorar esta solución.

4. Ahorrar costos energéticos

Los pagos de electricidad, combustible y energía pueden elevar los costos operativos y convertirse en un auténtico derroche de dinero. Solo con implementar el ahorro de luz y gas, las empresas pueden reducir el 10% o 20% de sus gastos fijos.

La gerencia y la administración deben buscar alternativas para minimizar estos costos. Pueden conseguirse mejores precios para adquirir la energía que necesitan u optimizar sus instalaciones y equipos.

Las medidas ecológicas que incentivan el ahorro de agua y otros recursos dentro de la organización, además de favorecer al medioambiente, también pueden atraer más clientes que buscan empresas genuinamente comprometidas con la sustentabilidad.

5. Fidelizar clientes

Una buena manera de reducir costos es generando fórmulas que ayuden a atraer y mantener buenos clientes. Por ejemplo, externalizando servicios como la atención al público o la postventa y creando programas o planes especiales que recompensen a los clientes habituales.

Establecer precios más atractivos por mayores volúmenes de compra o descuentos por importes más altos, son mecanismos que ayudan a asegurar un mejor número de ventas mes tras mes.

Además, es una estrategia más fácil y barata de implementar. 

6. Depurar el stock

Si existen productos que tienen poca demanda, lo más acertado para una reducción de costos efectiva es enfocarse en los productos «estrella» o aquellos que tengan una salida más rápida del stock.

Entre los que logran una venta moderada o baja, es mejor evaluar suprimirlos u optimizar su salida.

Poner el foco en lo que más se vende y simplificar el catálogo de ventas puede implicar un ahorro de espacio de almacenamiento y costos vinculados con este rubro.

7. Incorporar nuevas tecnologías

La transformación tecnológica es una manera inteligente de controlar los gastos y ahorrar costos en cualquier organización.

Sumar nuevas tecnologías que optimicen la conectividad a Internet y las redes sociales, son herramientas valiosas para mejorar la comunicación, el flujo de información y las estrategias de marketing. Todo esto puede conllevar a ahorros importantes a corto y largo plazo.

¡Estas han sido 7 soluciones para implementar una mejor estrategia de reducción de costos en las empresas!

En conclusión, es importante recordar que para implementar estrategias definitivas y acertadas de ahorro de costos, siempre será oportuno contar con una buena asesoría profesional.

Como verá, en un inicio la reducción de costos puede parecer complicado, pero en cuanto estas estrategias son puestas a la práctica, se convierte en un reto fácil de lograr.

Para complementar esta información y agilizar el proceso, le invitamos a leer nuestro ebook: "Costo y cumplimiento. Dos cosas que aún puede controlar", el cual le ayudará a implementar todo este conocimiento. ¡Mucho éxito!