¿Qué hemos aprendido en 2020?

Examinar el papel positivo del cambio en la perspectiva de una organización.

Piense en el último error que cometió. Tal vez fue esta mañana o quizás hace tanto como anoche. De cualquier manera, cuando se admite, la pregunta que tiene que hacerse es: ¿Qué aprendí?

Bueno, después del error global que llamaremos 2020, aprendimos que podemos manejar casi cualquier cosa. ¿Va a ser a distancia? ¡Claro! ¿Se está volviendo completamente remoto? Muy bien. ¿No volver a la oficina durante un año aproximadamente? Sí, está bien.

Las compañías tomaron medidas de la noche a la mañana y, durante el año, reforzaron sus capacidades tecnológicas e impulsaron su desempeño. Ahora, cuando miran hacia el futuro, se sienten bien con lo que ven. De acuerdo con un reciente artículo global de The Economist Group:

Debido a sus inversiones en eficiencia y productividad, las compañías vuelven a poner el crecimiento en el radar.

Debido a que han adoptado herramientas para recortar costos y logran ahorros de manera más efectiva, visualizan una esperanza real en el horizonte.

Debido a que han invertido en mejoras cuando daba miedo invertir, se han comprometido a mejorar continuamente y eso los posiciona bien frente a cualquier futura agitación económica.

El artículo de The Economist Group se basa en varias encuestas, que incluyen una muestra de 550 altos directivos en 11 países, y sus aportaciones son refrescantemente optimistas. También está lleno de ideas sobre lo que se va a necesitar para ver esa perspectiva positiva.

Entre estas iniciativas destaca el control de costos, especialmente en el ámbito de la gestión de viajes, gastos y facturas (TE&I). Porque cuando puede manejar estos costos de manera más eficiente, puede avanzar más rápidamente hacia el crecimiento. Casi el 90% de los ejecutivos estuvieron de acuerdo afirmando que el aumento de la velocidad y la flexibilidad en la gestión de TE&I es fundamental para que sus organizaciones sigan siendo rentables y crezcan.

El artículo también profundiza un poco más en los detalles destacando áreas esenciales y de alta prioridad en las que invertirán las compañías utilizando nuevas tecnologías para:

  • Tener acceso a datos y analítica en tiempo real: Obtenga algo más que información, obtenga inteligencia con la inteligencia artificial y el aprendizaje de máquina y aproveche al máximo todos los datos que posee.
  • Identificar el ahorro de costos: Vea más de lo que gasta, detecte tendencias, anomalías y ahorre en todos los aspectos, desde menos errores humanos hasta negociaciones más sólidas.
  • Aplicar sistemáticamente las políticas de gastos en toda la compañía: Configure las aprobaciones previas para seguir gastando en línea, y a continuación, audite automáticamente el 100% de sus gastos y facturas para saber que todo está dentro de la política.
  • Mejorar la recuperación y la reclamación del IVA: Obtenga su participación de 40 mil millones de impuestos al valor agregado y no desaproveche más el dinero.

Las compañías ya comienzan a ver estos resultados y esperan aún más a medida que siguen invirtiendo. Invierten recursos en los tipos de mejoras tecnológicas que brindan mayor visibilidad del gasto, más control sobre los costos, mayor confianza en la recuperación de impuestos y formas más tangibles de impulsar el crecimiento.

Invierten en herramientas para prepararse, conquistar el cambio y funciona.

¿Qué podemos aprender de eso?

 

Tags:

Expense