5 claves de una cultura organizacional exitosa

30 de Diciembre de 2021

cultura organizacional significa mucho más que tener una relación estable con los colaboradores. Esta tiene un papel determinante en el entorno laboral, además de una influencia directa en los programas, comunicaciones, comportamiento e incluso en la percepción de una empresa frente a su público.

Por ello, los objetivos y valores del negocio deben estar enfocados en fomentar una cultura organizacional congruente. Sin embargo, aplicar una que realmente produzca resultados deseados lleva tiempo y planificación.

A continuación le enseñaremos los 6 factores cruciales para desarrollar una cultura organizacional sólida y productiva.

Pero, antes de ir directamente a esas claves, es importante aclarar el concepto central que nos cita en esta oportunidad.

¿Qué es la cultura organizacional?

En síntesis, son todas aquellas percepciones, sentimientos, actitudes, creencias, rutinas, tradiciones y valores que forman parte de la dinámica empresarial y organizacional de los grupos que forman parte de ella.

Es un factor determinante para enfrentar los retos y actividades del día a día, dado que tiene una influencia directa en la obtención de resultados e implementación de estrategias de negocios, sobre todo, hablando de la adaptabilidad y aceptación dentro del flujo de trabajo.

La cultura organizacional tiene relación directa con tres elementos fundamentales de cualquier tipo de compañía:

  • Objetivos: son las metas del negocio, así como la hoja de ruta que usará para alcanzarlos.
  • Valores: se refiere a los principales valores que comparten los directivos o dueños de la organización y que están asociados directamente con las operaciones empresariales.
  • Empleados y puntos de contacto: son todos los programas, interacciones y dinámicas de la empresa a través de empleados y puntos de ventas que demuestran y evidencian las características internas de la cultura empresarial y que van desde el lenguaje hasta el comportamiento de los colaboradores.

Es importante aclarar que la relevancia que tiene la cultura organizacional en pro de los objetivos de la empresa tiene que ver con el liderazgo y motivación que la directiva pueda proporcionar. Además, debe ayudar a los colaboradores a desarrollar un compromiso estrecho con los valores internos, además de:

  • Desarrollar prácticas y flujos de trabajo más productivos.
  • Reducir la fricción entre colaboradores.
  • Garantizar la satisfacción laboral.
  • Conectar los procesos con la misión y valores de la empresa.
  • Implementar estándares de trabajo, colaboración y fortalecimiento.

En ese punto, queda claro el concepto y la importancia que tiene la cultura organizacional para cualquier empresa. Por ello existen ciertas piezas claves para que una realmente tenga éxito.

5 claves de una cultura organizacional exitosa

Las empresas más exitosas del mundo comparten elementos en común, por ejemplo: poseen culturas que estimulan la creación de ambientes que facilitan la obtención de sus objetivos. Pero, ¿cuáles son ellos?

1. Identidad sólida

Tomemos el ejemplo de una de las empresas más grandes del mundo: Google.

Una de sus características principales es que a pesar de tener miles de trabajadores, crean mecanismos para incentivar el flujo de ideas a través de comedores mixtos, donde empleados de diversas áreas conviven entre ellos, así como la libertad que tienen para dirigirse a los directivos para solventar sus dudas o proponer ideas.

Esto podría considerarse como una cultura inclusiva, donde cada uno de los integrantes de la compañía se sientan seguros de compartir sus inquietudes, de buscar apoyo de colegas de otros departamentos o de tener la facilidad de dar comentarios o criticar constructivamente.

2. Enfoque en la ejecución

Comunicarse efectivamente siempre será la base de una organización sólida y productiva. En ese sentido, crear un marco sólido y consistente para la ejecución del trabajo en todos los niveles es la diferencia entre un equipo de trabajo productivo y uno que desperdicia tiempo y recursos.

En este punto, los líderes tienen la responsabilidad de articular las vías de comunicación entre los gerentes y empleados con el fin de transmitir claramente las metas, la hoja de ruta y los mecanismos de seguimiento que se tomarán para lograr los objetivos.

Una cultura organizacional fuerte es aquella que logra enfocarse en la ejecución de todas las partes por encima de factores como la puntualidad.

3. Establecer valores mutuos

Crear y fomentar los valores compartidos es una excelente vía para obtener una cultura organizacional consistente. Los valores fundamentales de una empresa determinan en gran medida cómo los colaboradores de la misma serán tratados y cómo ellos lidiarán con los demás.

Los valores representan los ideales en los que cree la organización y, pensando en ello, es importante reflexionar y redefinir aquellos que no sean parte del momentum de la compañía o la realidad empresarial.

4. Invertir en la cultura organizacional

Un factor crucial en la búsqueda de integrar a los miembros de la empresa en la cultura organizacional es hacerlos sentir que pertenecen a ella. Por ello, promover la diversidad, la inclusión y el sentido de pertenencia construyen una fuerza laboral suficientemente sólida e innovadora para tomar decisiones basadas en diferentes perspectivas sociales y culturales.

Para lograrlo, existen algunos mecanismos recomendados como:

  • Prácticas de contratación inclusivas.
  • Creación de espacios seguros y de confianza para grupos pertenecientes a minorías.
  • Charlas productivas en donde se estimule el sentido de pertenencia de la empresa.
  • Tomar en cuenta las características personales de los colaboradores y proporcionarles espacios seguros y diversos como salas de lactancia, cuartos de oración, baños neutros, entre otros.

5. Delegar responsabilidades

Un elemento determinante en la generación de confianza es estimular la intervención de los miembros en ciertas tomas de decisiones, sobre todo, si ellas tienen un impacto directo en sus condiciones de trabajo o en la definición de sus proyectos.

Articular acciones que permitan integrar a los empleados con las determinaciones del negocio producirá una sensación positiva en ellos, incrementará el sentido de pertenencia y reconocerá su valor para la compañía.

Estos son solo algunos de los consejos prácticos que se pueden aplicar en cualquier tipo de empresa con el fin de crear y estimular la cultura organizacional enfocada en los resultados y el clima laboral.

Si aún posee curiosidad y ansias de seguir aprendiendo sobre cómo optimizar la productividad laboral, le recomendamos leer nuestro artículo sobre el tema y descubrir los mecanismos para generar mejores resultados en su negocio.