Deber de protección y cuidado del empleado: guía detallada

4 de Agosto 2022

Más que una disposición legal, el cumplimiento del deber de protección y cuidado del empleado constituye una prioridad debido a los diferentes beneficios que supone para las organizaciones.

Garantizando el bienestar físico y psicológico de sus colaboradores, las empresas obtienen elevados niveles de productividad, menos ausentismo laboral y un mayor compromiso con los valores y objetivos de la organización.

Es importante señalar que el deber de protección y cuidado del empleado no se limita al pago oportuno de la remuneración, sino también en acatar normas de seguridad en el trabajo, respetar las pausas, ofrecer trato igualitario y practicar retenciones correspondientes.

En Argentina, el artículo 75 de la Ley de Contrato de Trabajo (modificado en 2016), establece que el empleador debe tutelar la integridad psicofísica y la dignidad de los trabajadores, evitando ambientes insalubres y los efectos de tareas riesgosas.

¿Cómo cumplir con el deber de protección y cuidado del empleado?

El primer paso para cumplir con el deber de protección y cuidado del empleado, tal como lo indica el artículo 75 de la Ley de Contrato de Trabajo, es observar las pautas establecidas en normas y reglamentos pertinentes.

Esto también incluye estatutos profesionales, resoluciones de convención colectiva y seguridad social, de manera que los colaboradores puedan disfrutar de los beneficios. Otras prácticas orientadas al cuidado de los empleados comprenden:

1. Buenas condiciones laborales

Una empresa que cuenta con buenas condiciones laborales está consolidando la relación con sus colaboradores habituales y posicionándose como una organización de gran atractivo para los nuevos talentos.

Factores como salarios justos, oportunidades de crecimiento profesional y apoyo psicológico y financiero constituyen poderosos incentivos para los empleados, al igual que la adopción de seguros de salud privados extensivos a la familia directa.

Desde luego, la flexibilidad horaria también supone un valor agregado, dado que facilita la conciliación entre la vida familiar del individuo y sus deberes como empleado, ya sea que cumpla funciones en régimen presencial, mixto o remoto (teletrabajo).

La flexibilidad horaria igualmente puede ser un recurso para abordar con empatía situaciones en las que un empleado deba ausentarse temporalmente, por motivo de una emergencia.

2. Espacios de trabajo cómodos y adecuados

Otra forma de cuidar de sus empleados es proporcionarles un ambiente de trabajo armonioso, con buena iluminación, climatización y todos aquellos equipos y materiales que requieran para ejercer funciones con eficiencia.

Por ejemplo, sillas ergonómicas y escritorios de altura ajustable. Estos últimos pueden regular su elevación, permitiendo a los colaboradores personalizar la experiencia de trabajo (de pie o sentado), según sus necesidades.

En el apartado anterior, mencionamos el tema de facilitar la conciliación entre la vida hogareña y profesional; en este sentido, muchas empresas han implementado centros de cuidados infantiles (guarderías) internos.

Estas instalaciones representan una fuente de ahorro para los empleados, además de promover la cercanía familiar, la disminución del estrés, el bienestar personal y la asiduidad (menos ausentismo laboral). 

3. Seguimiento

El seguimiento no debe percibirse como un tipo de persecución o acoso hacia los colaboradores, por parte de la empresa. Se trata de verificar la evolución del funcionario dentro de la organización.

Cuando los especialistas en recursos humanos realizan un monitoreo individual de los niveles de productividad, puede detectarse el potencial no aprovechado, propuestas a considerar y el grado de satisfacción con respecto a la experiencia del empleado.

La experiencia del empleado (employee experience) comprende todas las interacciones entre los colaboradores y la empresa. Esto incluye:

  • Pre – abordaje (diseño del perfil del cargo)
  • Reclutamiento
  • Contratación
  • Onboarding (introducir nuevos talentos en la organización)
  • Entrenamiento
  • Rutina (día a día)
  • Evaluación de desempeño
  • Reconocimiento
  • Plan de Carrera
  • Formación continua
  • Crecimiento
  • Retroalimentación
  • Retención o desvinculación

Las organizaciones utilizan diferentes mecanismos para medir el grado de satisfacción durante la experiencia del empleado, siendo los más populares encuestas, sondeos, cuestionarios y entrevistas individuales.

Actualmente, muchos de estos instrumentos de medición son aplicados por vía online. Asimismo, las nuevas tecnologías han permitido la creación de modernos mecanismos de consulta basados en biosensores y reconocimiento facial.

4. Reconocimiento

Los reconocimientos forman de la experiencia del empleado y constituyen un valioso recurso para mantener la motivación, fomentar el compromiso con la empresa y desarrollar la confianza entre los colaboradores.

5. Objetivos específicos

Gestionar las expectativas y establecer objetivos que cumplan con los criterios SMART (específicos, medibles, alcanzables, realistas y con tiempo definido), favorece el cumplimiento de las metas propuestas y la disminución de los niveles de estrés en el personal.

6. Comunicación

El plan de comunicación interna y externa juega un papel fundamental en el éxito de las organizaciones, dado que rige el tono de la interacción con clientes (potenciales y habituales), colaboradores, socios e inversionistas. 

Tanto en el contexto interno como en el externo, el estilo de comunicación asertiva es uno de los más valorados, dado que promueve la participación, la escucha activa, la empatía y el respeto hacia el interlocutor, aunque no se esté de acuerdo con sus planteamientos.  

7. Formación continúa

La formación continúa es otra etapa de las etapas cruciales en la experiencia del empleado, pues facilita la adquisición de nuevos conocimientos y la actualización constante en su área de especialización.

De esta manera, el colaborador dispondrá de recursos materiales e intelectuales para abordar desafíos y continuar avanzando en su plan de carrera.

No olvide que la formación continua debe estar enmarcada en la misión, visión y objetivos de la empresa, sin obviar las potencialidades del trabajador para garantizar la retención del talento.   

8. Eventos de equipo

Actividades recreativas, deportivas y formativas que incentiven la consolidación de los equipos de trabajo (team building) son un valor agregado para las empresas que cumplen con el deber de protección y cuidado del empleado.

El team building fortalece el espíritu de equipo, promueve una actitud positiva y de confianza y la sana competencia. Este tipo de eventos pueden ejecutarse con la participación de coaches o psicólogos para optimizar los resultados.   

9. Uso de nuevas tecnologías

La adopción de tecnología en las empresas facilita el acceso a una amplia gama de servicios diseñados específicamente para ahorrar tiempo, optimizar procesos y cuidar de los empleados.

Un ejemplo de ello son las soluciones digitales diseñadas por los especialistas técnicos de SAP Concur, tales como Concur Travel, la cual simplifica la gestión de reservas de viajes, ofreciendo a los colaboradores la posibilidad de tramitarlas con autonomía y respeto por las políticas de organización.

10. Autocuidado

No está de más señalar que el deber de protección del empleado tiene que comenzar por el propio líder de la empresa y su práctica de autocuidado, pues es uno de los modelos de referencia e inspiración para los colaboradores.  

Ahora que conoce nuestra guía detallada de sugerencias para el cumplimiento del deber de protección del empleado, contacte con los expertos de SAP Concur y ¡descubra nuestras soluciones digitales! Están creadas para colaborar en el control de gastos y el cuidado de los funcionarios. No espere más y solicite una cotización.  

¡Lo atenderemos con gusto!