Lo que hay que saber antes de tomar decisiones de inversión

19 de Mayo de 2022

La mayoría de los inversionistas desea obtener la estabilidad necesaria para lograr la rentabilidad de sus inversiones y, con ello, la tan ansiada libertad financiera.

En el agitado mundo de hoy, la toma de decisiones de inversión correctas requiere de una adecuada planeación, ya que cualquier paso en falso puede traer pérdidas irrecuperables. 

Veamos a continuación qué se entiende por decisiones de inversión, su importancia y cómo tomarlas con prudencia. 

¿Qué son las decisiones de inversión?

Las decisiones de inversión son aquellas relacionadas con la asignación de fondos de diferentes oportunidades de inversión con la intención de alcanzar el mayor rendimiento posible. 

Es una ayuda que tienen las empresas a la hora de seleccionar el tipo correcto de activos para desplegar sus fondos.

Por lo general, son los inversores o los gestores de primer nivel quienes analizan adecuadamente cada oportunidad que tiene la empresa delante de sí antes de invertir cualquier fondo en ellas.

En otras palabras, pueden entenderse también como las decisiones de gastos que tienen que ver con un potencial rendimiento futuro.

¿Cuál es la importancia de la toma de decisiones de inversión?

La toma de decisiones de inversión representa un proceso complejo que suele generar un fuerte estrés, pues consiste en poner sobre la mesa los pros y los contras de una situación de inversión.

Las decisiones de inversión suelen afectar de manera directa todas las instancias de una empresa, pero a su vez motivan a hacer un examen general de la situación, permitiendo detectar fallos que quizás no hubiésemos contemplado con anterioridad.

La importancia de la toma de decisiones de inversión se puede resumir en los siguientes aspectos: 

1. Contribuye al crecimiento de la empresa

Las decisiones de inversión deben tomarse con prudencia, ya que tienen implicaciones a largo plazo sobre la rentabilidad y la tasa de crecimiento, determinando así el papel de la empresa en el futuro. 

Una estrategia de inversión adecuada contribuirá a generar una entrada significativa de fondos. Cualquier decisión equivocada puede colocar en riesgo la supervivencia de la empresa si conduce a pérdidas graves. 

Involucran la redistribución de fondos contemplando, primero, varias perspectivas de inversión para lograr el mejor rendimiento posible y un excelente retorno de la inversión o ROI.

De esta manera, permite a las empresas elegir la mejor forma de activos para invertir en sus fondos contemplando su viabilidad

2. Lograr mayores inversiones

Las decisiones de inversión promueven grandes activos durante un periodo de tiempo más largo.

Requieren una consideración muy afinada, ya que la empresa siempre tendrá un capital restringido, mientras que la demanda supera la capacidad actual.

Es por eso que necesariamente se debe llevar una adecuada preparación de las inversiones y un seguimiento del presupuesto para alcanzar los objetivos. 

A su vez, permiten sopesar cuáles son las verdaderas alternativas de crecimiento con las que cuenta una organización en aras de incrementar sus ganancias y mantenerse competitivas dentro del mercado. 

3. Una vez que se ha tomado la decisión, no hay vuelta atrás

Las opciones de inversión suelen tener una naturaleza permanente y por ello conllevan una gran variedad de incertidumbres. Es muy difícil estimar con precisión el rendimiento futuro precisamente por la volatilidad de las situaciones futuras. 

Por este motivo, es fundamental contemplar diferentes escenarios antes de realizar la toma definitiva.

8 Aspectos fundamentales a considerar para tomar decisiones de inversión

Estos son:

1. Determinar objetivos de inversión

Bien sea que las decisiones de inversión que se desean tomar están relacionadas con la compra o venta, lo primero que debe realizarse es identificar con precisión la relación a esa inversión. 

Es prudente comenzar reconociendo los objetivos a corto y largo plazo, cuestionarse sobre si las decisiones de inversión son solo para asegurar un mayor crecimiento de las finanzas o, de lo contrario, si existe aversión al riesgo.

También es prudente considerar qué es lo que se desea lograr con la inversión, si es la preservación del capital o garantizar que el capital no pierda valor en el mercado. 

2. Estudiar el mercado con detenimiento

No es recomendable invertir en un mercado que no se conoce.

La comprensión del mercado es un factor clave para tomar las más adecuadas decisiones de inversión, principalmente porque sus activos no pueden ser independientes de las fuerzas dinámicas del mercado. 

Estudiar el comportamiento del mercado en su amplitud permitirá hacer predicciones estimadas de ganancias, retorno de la inversión y estar mayormente preparado para evitar pérdidas y maximizar las ganancias. 

Mientras mayor sea el conocimiento que se tenga del mercado, mayores serán las herramientas que tendrá bajo su mano para tomar las mejores decisiones de inversión. 

3. Aprender cómo funciona el mercado

Partiendo del punto anterior, todo mercado tiene sus particularidades y por ello es importante reconocer qué elementos componen el mercado y cuáles son las fuerzas que lo empujan.

Lo mismo se traduce en saber qué es lo que se requiere para que los inversores ingresen en el mercado. 

4. Reconocer las proyecciones y políticas del mercado

Las proyecciones del mercado permiten tener un panorama que responda hacia dónde se dirige el mercado y cuáles son las tendencias de consumo

Por su parte, las políticas gubernamentales y las relaciones comerciales internacionales también interfieren con las decisiones de inversión.

Por ejemplo, es importante saber cuál es la relación del gobierno y de los bancos con las tasas de interés o si existen otros factores externos que afecten la inversión (guerras comerciales o embargos que afecten al mercado). 

Aun cuando sean aspectos que no se puedan controlar, es preciso conocerlos para que afecten en lo menos posible las decisiones de inversión

5. Estudiar las necesidades de la empresa

Si la intención es comprar acciones individuales de una o más empresas, o incluso si se trata de invertir en bonos corporativos, necesitará saber lo máximo que se pueda sobre las circunstancias actuales e historial de inversiones de la empresa

Algunos aspectos a evaluar son: 

  • La gestión del CEO: Quién es, su nivel de experiencia, qué otras empresas ha gestionado y cómo se encuentran en la actualidad. 
  • Estilo de gestión: Es importante responder si el estilo de gestión actual de la empresa es efectivo, si fomenta el trabajo en conjunto y cuál es el trato que se les brinda a los empleados. 
  • Historial: Comparar el estado actual de la empresa con la administración anterior permitirá evaluar su crecimiento. 

6. Evaluar el estado de las finanzas de la empresa 

Es menester preguntarse qué tan fuertes son los fundamentos de la empresa y cuáles son los beneficios que ha estado obteniendo la empresa.

En caso de que la empresa esté demostrando un aumento en su rentabilidad durante un buen periodo de tiempo, es señal de que puede resistir una decisión de inversión. 

Si la empresa paga constantemente dividendos a sus accionistas, también demuestra que la empresa se mantiene en buenos niveles de estabilidad.

Generalmente, las acciones que pagan dividendos tienden a generar más dinero a largo plazo que aquellas en las que no se pagan dividendos.

7. Relevancia dentro del mercado

Es preciso también saber cuál es el papel que ejerce la empresa en la industria y si la demanda de sus productos y servicios tiende a mejorar con el tiempo. 

8. Tolerancia al riesgo

Una regla de oro para las decisiones de inversión es nunca invertir en lo que la empresa no puede permitirse perder.

Pensar si la empresa está en condiciones de tolerar el riesgo es un punto muy necesario para evaluar la inversión. 

Aquellos inversores que se encuentren dispuestos a asumir más riesgos podrán invertir en activos de alto riesgo y recompensa, mientras que los inversores con menor tolerancia al riesgo podrán equilibrarlo mediante la asignación estratégica de activos. 

Si bien existen muchos otros factores a considerar antes de tomar cualquiera de las decisiones de inversión, una adecuada gestión del riesgo le permitirá apreciar su empresa con una visión holística para reconocer con qué se está enfrentado realmente. 

Conclusiones

Las decisiones de inversión nunca son tan obvias ni tan simples como a simple vista pudiese parecer. Hay mucho en juego con un gran desembolso de capital y el verdadero impacto financiero a largo plazo siempre será desconocido.

La clave es seleccionar cuidadosamente la mejor oportunidad que tenga la empresa.

Cuando su empresa automatiza e integra la gestión de gastos, puede capturar gastos de múltiples fuentes, planificar y tomar decisiones de gastos basadas en datos precisos, reembolsar a los empleados con mayor rapidez y simplificar el proceso de creación de informes de gastos para todos.

¡Ha llegado hasta el final! Para ayudar a llevar su empresa al siguiente nivel, le sugerimos leer ¿Cómo optimizar la planeación financiera de su empresa?