Gobierno corporativo: ¿Qué es y cómo implementarlo?

12 de Enero de 2022

El gobierno corporativo se ha convertido en un abordaje esencial para la continuidad de los negocios, pues asegura la correcta ejecución de las normas, orientaciones y estrategias corporativas. Sin embargo, ¿cuál es su diferencial y de qué forma contribuye al alcance de la excelencia en términos de posicionamiento de mercado y rentabilidad?

Si ha ingresado a nuestro artículo con el afán de quitarse esas dudas y aprender más acerca de la gobernanza empresarial, le sugerimos que lea nuestro artículo con plena atención y tomando nota de los aspectos más relevantes. 

En los próximos párrafos, encontrará información detallada sobre los siguientes puntos acerca del tema:

  • Concepto
  • Pilares
  • Beneficios
  • Herramientas

¡Aproveche la lectura!

¿Qué es el gobierno corporativo?

En términos generales, definimos la gobernanza como un conjunto de prácticas cuyo principal objetivo es fortalecer la organización alineando los intereses del negocio con los propósitos de los directores, accionistas, socios y otros stakeholders

Asimismo, el gobierno corporativo busca adecuar los objetivos y dinámicas del negocio a las exigencias y normativas de los órganos fiscales gubernamentales.

De esta manera, podemos decir que el gobierno empresarial dirige la empresa hacia un destino que le permita alcanzar los resultados esperados al paso que le permita atender las necesidades, exigencias y perspectivas de sus inversionistas, socios y otros públicos.

Considerando los primeros puntos sobre la gobernanza corporativa, podemos ampliar su concepto diciendo que es una guía vital para nortear el proceso de gestión y la toma de decisiones, así como promover la transparencia de las partes interesadas.

Por lo cual, es posible posicionarla como un mecanismo regulador que fomenta la mejora continua de los procesos empresariales mediante la interacción de los diferentes actores directamente involucrados con el desempeño del negocio.

En este sentido, vale la pena recalcar que a medida que una empresa crece, requiere cada vez más cuidados estratégicos y operativos por lo cual, poner en marcha un efectivo programa de gobierno favorece no solo su supervivencia y destreza operativa, sino que también es decisivo para la escalabilidad del negocio.

A continuación, le brindamos las principales consideraciones de las normas de gobernanza:

  • Abarca las cuestiones vinculadas a la dirección estratégica general y las políticas empresariales como fusiones, adquisiciones, inversiones, estrategias de sucesión y nombramiento de profesionales para la alta cúpula.
  • Define los mecanismos de control acerca de la actuación de los ejecutivos y del plan estratégico en marcha.
  • Se relaciona con el compliance, pues establece procedimientos y políticas que aseguren que los directivos, la empresa, los colaboradores y terceros cumplen con la legislación vigente.
  • Fomenta la integración entre los diferentes órganos corporativos con el afán de sincronizar sus objetivos y asegurar que se cumplan tanto sus derechos como sus deberes.

Origen

En los últimos tiempos, la expresión “gobierno corporativo” ha ganado espacio en el mundo de los negocios, sin embargo, ¿es un concepto reciente?

De hecho, esta no es una flamante expresión, ya que sus primeros pasos se remontan a la descentralización de la propiedad. Al descentralizar las prácticas, se hizo necesario incorporar nuevos trabajadores en el plantel, asociarse con otros partners de mercado y recurrir al capital de terceros para continuar creciendo en el rubro. Y sabemos que, cuanto más gente dentro de una empresa, mayores son los conflictos de intereses. Así pues, la posibilidad de frenarlos requirió la estructuración de políticas internas y una serie de adecuaciones.

Más adelante, más precisamente en la década del 70, los economistas William Meckling y Michael Jensen desarrollaron la “Teoría del Agente” considerando empresas americanas y británicas y poniendo atención al vínculo entre control, propiedad y conflictos entre las diferentes partes.

En dicha teoría, establecieron dos papeles diferentes:

  • Agente principal: Centro de las relaciones de los diferentes involucrados.
  • Agente contratado: Ejecuta y toma decisiones.

A pesar de la división, los estudiosos detectaron conflictos de intereses entre las partes, pues emprendían sus acciones de acuerdo con sus objetivos particulares.

Al detectar esta situación, Meckling y Jensen defendieron la idea que las empresas deben adoptar medidas que alineen los intereses de todos los involucrados como el monitoreo, control e intercambio de datos enfocando así, en el éxito corporativo. De ahí, la aparición del concepto de gobernanza empresarial.

Posteriormente, en la década del 90, se crearon las primeras orientaciones acerca de las buenas prácticas de gobierno ocasionando de este modo, que cada vez más negocios introdujeran sus premisas a la rutina interna.

Desde entonces, hemos visto una gran evolución tanto de sus prácticas como de sus orientaciones, en gran medida, a raíz de la implementación de herramientas de tecnología en el ámbito de la gobernanza -pero este es un tema que abordaremos más adelante.

Como puede corroborar, la diversificación, el crecimiento y la internacionalización de los negocios han requerido que las organizaciones estructuren una gobernanza cada vez más atenta al panorama interno, así como a la repercusión del entorno externo en el bienestar y rendimiento corporativo.

Estructura del gobierno corporativo

No existe una rigidez en cuanto a la estructura por lo que varía de acuerdo con el tamaño, rubro y características específicas de cada organización. Sin embargo, en líneas generales, acapara los siguientes grupos:

Junta directiva

El consejo de gestión o administración está integrado por los inversionistas, propietarios y consejeros externos empresariales. En efecto, sus principales funciones son: 

  • Definir las estrategias que la empresa debe seguir.
  • Supervisar las actividades de la dirección garantizando así, el alcance de los retos propuestos.

Como abarca muchos papeles, es interesante que la empresa estructure diferentes comités como de evaluación, ética, finanzas, auditoría y planificación estratégica. De esta manera, los integrantes pueden centrar sus esfuerzos en el alcance de los objetivos sin distraerse con cuestiones ajenas a su área.

Anualmente, el consejo debe presentar un informe a la asamblea de accionistas detallando el trabajo realizado por los diferentes comités y los resultados obtenidos durante el período.

Asamblea de accionistas

Integrada por individuos que han invertido su dinero en la empresa -es decir, con intereses financieros-, se dedica al análisis y a la evaluación de los riesgos y del nivel de rendimiento de las inversiones corporativas.

Así pues, configura el órgano interno con mayor dominio sobre las inversiones pudiendo decidir acerca de las mejores opciones para la empresa, lo que confluye en la protección de los intereses de los accionistas.

Alta gerencia

También conocida como dirección general, se encarga de ejecutar las actividades administrativas. Asimismo, es responsable de la aplicación adecuada del programa de control interno empresarial.

En lo concerniente a sus integrantes, consta de un grupo gerencial abarcando así, los profesionales con puestos de mayor prestigio y responsabilidad como presidente, vicepresidente, directores y subdirectores.

Responsables estratégicos de las áreas que integran o de toda la empresa, sus principales funciones son:

  • Definir los objetivos empresariales;
  • Fomentar una comunicación interna fluida;
  • Incentivar a los colaboradores;
  • Promover el respeto a la cultura corporativa.

 Grupos de interés

Son los públicos que promueven el buen desempeño corporativo como clientes, proveedores y acreedores. De esta manera, podemos definirlos como los stakeholders esenciales para la sostenibilidad y continuidad empresarial considerando un amplio horizonte de tiempo.

La gobernanza corporativa fomenta y regula las relaciones entre la organización y sus grupos de interés con la intención de equilibrar los intereses y satisfacer a todas las partes.

Pilares del gobierno corporativo

En la contramano de la opinión de una buena parte de los gestores, el gobierno corporativo no tiene como principal finalidad aumentar la burocracia de las empresas, sino que busca optimizar los procesos administrativos y estratégicos de manera continua, justamente para que sean más claros e imparciales.

Básicamente, la mejora continua es posible gracias a la puesta en marcha de tres procesos: monitoreo, evaluación y orientación tanto de la empresa como de sus directores. Sin embargo, ¿cómo incrementar los procedimientos asegurando la atención a las buenas prácticas?

Para alcanzar altos niveles de gestión, la gobernanza debe considerar y centrar sus acciones en los siguientes pilares, principios o características de consolidación:

Transparencia

La gobernanza corporativa promueve que los profesionales tomen sus decisiones teniendo en mente información valiosa desde el punto de vista estratégico. Para que esto ocurra, necesitan acceder rápidamente a los datos duros tan pronto como necesiten por lo que se hace imprescindible contar con informes, gráficos, tablas y otros elementos de presentación de datos que agilicen sus deliberaciones. ¡Y esto confluye a la transparencia!

En este sentido, debemos resaltar que contar con información accesible es un marco en términos de transparencia, principalmente cuando estamos lidiando con datos financieros que reflejen la real situación de la empresa.

Por ejemplo, para cumplir el principio de la transparencia, es fundamental que los directores empresariales elaboren informes presentando la información recabada a los inversionistas y a otros interesados en la salud financiera del negocio.

Responsabilidad

La gobernanza también debe asegurar que cada parte ponga en marcha sus actividades de forma responsable, teniendo en cuenta sus papeles y obligaciones. Esencialmente, esto permite que toda la empresa trabaje con un mayor grado de eficiencia, rendimiento y, por supuesto, responsabilidad.

Es importante señalar que este pilar acapara diferentes áreas como financiera, ambiental, recursos humanos, entre otras.

Igualdad

Bajo la óptica de la gobernanza, todas las partes relacionadas con el negocio como inversionistas, profesionales y directivos deben tratarse de forma equitativa y justa evitando los abusos de poder y las preferencias.

Independencia

Defiende que cada miembro del gobierno corporativo tome decisiones y emprenda acciones de forma individual e imparcial, libre del juicio u opinión de otro stakeholder promoviendo así, una expresiva reducción en los procesos de corrupción.

Accountability

La gestión corporativa debe rendir cuentas en carácter periódico acerca de sus diferentes movimientos financieros y económicos. En efecto, la prestación de cuentas debe ser fácilmente entendible y muy clara, en especial, para minimizar la probabilidad de evadir alguna información importante.

En el caso de no presentar información detallada en sus informes, la empresa debe quedar consciente de los riesgos a que se expone, así como a las posibles consecuencias de sus actos y negligencias.

En suma, los pilares del gobierno corporativo confluyen en el equilibrio de los intereses de todas las partes involucradas preservando así, tanto el valor como la continuidad de la organización. 

A su vez, las prácticas de buena gobernanza influyen en el posicionamiento de la empresa en el mercado por lo que tienden a mejorar la perspectiva de los diferentes públicos corporativos ante su imagen estable, de riesgo mínimo y de elevada transparencia.

Impacto de la gobernanza corporativa: principales beneficios

De acuerdo con lo que hemos hablado, el gobierno empresarial fomenta la sincronía de los objetivos de los diferentes grupos de interés corporativos al paso que promueve una cultura de rendición de cuentas. 

Asimismo, garantiza que se cumplan a rajatabla los procedimientos y las estrategias internas principalmente con el afán de priorizar el cumplimiento de las leyes y de la normativa vigente.

Al considerar todos estos puntos, es nítida la relevancia de la gobernanza para el crecimiento y, por supuesto, éxito de la empresa en el mercado. Para mejorar su comprensión acerca de este aspecto, a continuación, le brindamos una lista con sus principales beneficios:

Mitiga la ocurrencia de conflictos

Con la democratización del acceso a la información, el público puede enterarse rápidamente de situaciones que involucren el nombre de la empresa como escándalos relacionados con eventos de corrupción, maniobras ilegales y evasión de impuestos.

El gobierno corporativo actúa evitando no solo la difusión de estos escándalos, sino que también toma todas las precauciones para que no ocurran. 

Básicamente, para minimizar la probabilidad de acciones delictivas de esa especie, los integrantes de la estructura desarrollan medidas que aseguren la equidad de los intereses, es decir, evitando que se sobrepongan intereses de ciertos actores por encima de los objetivos de la empresa.

Añade valor a la imagen empresarial

Un gobierno corporativo eficiente es capaz de agregar valor a la imagen del negocio mediante la ética y la difusión de los buenos valores internos principalmente en cuanto a cumplimiento y metodología operativa.

Ante esta perspectiva, vale la pena recalcar que una compañía que no rinde cuentas, involucra su nombre en diversos problemas y no genera confianza ni fiabilidad, pone en riesgo su supervivencia y echa por tierra cualquier posibilidad de desarrollo y crecimiento. Por lo cual, genera una impresión negativa frente a la mirada atenta de su público objetivo.

Por otro lado, una empresa administrada por un gobierno sólido y fuerte trilla el camino opuesto mostrándose confiable y potencialmente eficiente ante sus grupos de interés.

Atrae nuevos inversionistas

Una mala reputación aleja a los inversionistas. Esto ocurre por cuestiones muy simples, nadie quiere vincularse a una marca que:

  • No cumple sus obligaciones;
  • Tiene una mala reputación en el mercado;
  • Es ajena a las normativas emergentes.

Incluso, es relevante considerar que es muy difícil ganar la confianza de los inversionistas luego de protagonizar escándalos que pongan a prueba la integridad, responsabilidad y transparencia del negocio.

Como la gobernanza empresarial trabaja estableciendo y monitoreando el nivel de compromiso de la organización y sus partners con las reglas y exigencias tanto internas como externas, logra evitar desajustes en la administración estratégica. 

Así pues, fortalecer el gobierno corporativo es una forma de garantizar que la empresa se mantenga lejos de este tipo de inconveniente.

Eleva el valor de mercado 

De la misma manera que los inversionistas no quieren vincularse a empresas con una imagen y reputación marcadas por escándalos y problemas, desean arriesgar su capital en organizaciones que presenten una identidad sólida, positiva y con gran potencial de crecimiento.

Al contar con una gobernanza eficaz, la empresa logra que el mercado la reconozca como un referente estratégico ganando de este modo, muchos puntos ante los futuros inversionistas.

Como la demanda determina el rumbo de la oferta, el hecho de que más inversionistas quieran hacer negocio con la empresa significa la valoración de sus acciones y, por consiguiente, de su valor de mercado.

En este sentido, debe tener presente que esta es una consecuencia de los puntos señalados anteriormente: evitar los escándalos fortalece la imagen del negocio a punto de atraer nuevos inversionistas, lo que conlleva a un aumento en el valor de mercado del negocio.

Herramientas que apoyan las buenas prácticas de gobernanza

La digitalización y automatización de los procesos empresariales se ha convertido en una necesidad para las empresas que quieren emprender un buen gobierno.

En efecto, contar con el apoyo de las herramientas más novedosas del mercado permite ampliar el control del cumplimiento de las normativas internas, dado que los profesionales pueden actualizar las bases de datos de forma mucho más rápida.

Asimismo, automatizar las tareas repetitivas, burocráticas y muy complejas permite que los profesionales centren su atención en cuestiones que efectivamente demandan la interferencia humana como la toma de decisiones acerca de nuevas inversiones, compra de materiales, asociación con nuevos partners, entre otras.

Además de los diferenciales que hemos señalado supra, la adopción de herramientas orientadas a las prácticas de gobernanza permiten:

  • Disminuir costos relacionados con sanciones, multas y otras consecuencias financieras derivadas de instancias de corrupción y negligencia.
  • Mejorar la calidad y eficiencia de los procedimientos internos detectando posibles inconsistencias y puntos críticos.
  • Facilitar el acceso a la información y a los documentos empresariales.
  • Detectar asociaciones poco o nada interesantes para la marca.
  • Optimizar las medidas de expansión en el mercado.
  • Proporcionar reportes que demuestren el desempeño empresarial a los futuros accionistas.
  • Ampliar la visión de los miembros del consejo, dirección general y asamblea de accionistas acerca de los riesgos.

Se observa entonces que las herramientas disponibles en el mercado se posicionan como grandes aliadas de la gobernanza empresarial no solo por el hecho de agilizar los procedimientos del área, sino también por optimizar las oportunidades de negocio y garantizar mejores resultados financieros.

Pero, al fin y al cabo, ¿cuáles son las herramientas más relevantes para gobernar un negocio?

Software de gobierno corporativo

Un sistema orientado a las tareas de gobernanza permite que los directivos accedan rápidamente a la información y conozcan los procedimientos más eficaces para la toma de decisiones impulsando así, mejoras extraordinarias en la empresa.

En lo que se refiere a los beneficios de este tipo de sistema, destacamos:

  • El soporte al cumplimiento de las exigencias y normas legales.
  • Asegura el acceso a los datos de la empresa y de los partners.
  • Como informa quienes son los responsables de la toma de decisiones de acuerdo con el área, evita problemas o confusiones entre los sectores agilizando de esta forma, tanto la definición de resoluciones como la puesta en marcha de las acciones más efectivas para cada caso.
  • Detecta inconsistencias o deficiencias en la gobernanza empresarial, pues permite evaluar el panorama actual de la normativa para luego, estructurar acciones correctivas.

Recursos de ciberseguridad

La introducción de la tecnología supone riesgos relacionados con la seguridad de los datos. Por este motivo, es indispensable incluir herramientas como antivirus, firewalls y otras soluciones que eleven el nivel de protección del flujo informativo.

Además, debe considerar que, la irrupción de tecnologías en el ámbito de la gobernanza ha despertado el interés de agentes maliciosos dedicados al desarrollo de amenazas cibernéticas cada vez más sofisticadas e imperceptibles.

Por lo tanto, introducir elementos de protección a medida que se expande el uso de la tecnología en las organizaciones es una condición básica para asegurar la integridad de los datos sigilosos.

Sistema de gestión de gastos

Un sistema de administración de gastos puede revolucionar el cotidiano de la gobernanza en especial, por permitir acceder, analizar y utilizar estos datos financieros de forma rápida y sin interrupciones.

Este tipo de recurso permite que los empresarios, directores y profesionales de alta jerarquía consideren el monto de gastos para tomar decisiones y elaborar informes sobre la rentabilidad, liquidez, solvencia y potencial de inversión del negocio

Por lo cual, mitiga la probabilidad de aportar información equivocada o datos manipulados a los accionistas y otros públicos con interés financiero en la empresa.

¡Esto ha sido todo por hoy!

El gobierno corporativo consiste en un conjunto de buenas prácticas, procesos, costumbres y leyes que definen la forma como se administra una organización. A raíz de los diferentes procesos y sectores que abarca, se posiciona como un tema complejo que asusta a una buena parte de los empresarios y directores organizacionales.

No obstante, es un punto que merece total atención principalmente por su impacto en el ámbito estratégico de una empresa. 

Es imprescindible no solo estructurar buenas prácticas de gobernanza, sino también garantizar que se cumplan creando una normativa interna con orientaciones y eventuales sanciones en caso de incumplimiento.

¿Le ha gustado nuestro artículo, pero quisiera aprender más sobre la gestión empresarial? Le recomendamos que complemente su lectura accediendo al siguiente post: “Gobierno de datos: ¿qué es y por qué es importante?”.