Como el síndrome del burnout puede afectar a tus empleados

6 de Abril de 2022

Una de las principales causas del ausentismo laboral y la disminución de la productividad en las empresas es el síndrome del burnout, también conocido como síndrome del desgaste ocupacional o del profesional quemado.

El síndrome del burnout es un estado crónico de agotamiento mental, físico y emocional generalmente vinculado con niveles elevados de estrés en el trabajo, durante largos períodos de tiempo.

El primer acercamiento al concepto de burnout surgió en 1969, con la publicación de “Community-based treatment for young adult offenders. Crime and Delinquency” (Tratamiento comunitario para jóvenes infractores. Crimen y Delincuencia).

En este estudio, realizado por el psicólogo H.B. Bradley, se menciona el término “staff burnout” para hacer referencia al estado psicológico y el comportamiento de algunos oficiales que laboraban en centros correccionales por largo tiempo. 

Posteriormente, en 1976, la psicóloga Christina Maslach calificó al burnout como síndrome en una presentación efectuada ante la Asociación Americana de Psicología (APA por sus siglas en inglés).

De acuerdo con Maslach, el síndrome del burnout posee tres dimensiones fundamentales:

  • Agotamiento;
  • Despersonalización;
  • Falta de realización profesional.

Los parámetros propuestos por Maslach fueron tomados en cuenta para la inclusión del síndrome del burnout en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), vigente desde enero 2022. 

Las 12 etapas del síndrome del burnout

El término burnout comenzó a ganar popularidad en el año 1980, gracias a la publicación del libro “Burn-out. The High Costo of High Achievement” (Burnout. El alto costo de los altos logros) del psicólogo Herbert J. Freudenberger.

Freudenberger y la psicóloga Gail North definieron las etapas del síndrome del burnout, dividiéndolas en 12 estados o niveles fundamentales:

  1. La compulsión de probarse a sí mismo (necesidad de demostrar que es el mejor);
  2. Trabajar más (adicción al trabajo, sobreesfuerzo);
  3. Omisión de las propias necesidades;
  4. Desplazamiento de conflictos (culpar a otros);
  5. Cambios en la escala de valores (lo que antes era importante, deja de serlo);
  6. Negación (intolerancia);
  7. Aislamiento;
  8. Cambios comportamentales; 
  9. Despersonalización (indiferencia, desapego hacia el trabajo);
  10. Vacío (falta de realización, frustración); 
  11. Depresión; 
  12. Síndrome del burnout.

En el contexto empresarial, las etapas del síndrome del burnout pueden manifestarse a través de síntomas, tales como:

  • Agotamiento físico y mental;
  • Cinismo (no siendo algo habitual en el comportamiento del profesional);  
  • Desmotivación;
  • Bajo rendimiento;
  • Frustración;
  • Distanciamiento emocional y aislamiento;
  • Dolores de cabeza y espalda;
  • Trastornos estomacales;
  • Tensión muscular;
  • Trastornos del sueño;
  • Cambios en el estado anímico;
  • Irritabilidad (alta sensibilidad a la crítica);
  • Afecciones articulares;
  • Enfermedades psicosomáticas;
  • Problemas cardiovasculares;
  • Alteración del apetito (comer mucho o poco).
  • Falta de energía.

¿Cuál es el impacto del síndrome del burnout en las empresas?

Los efectos del síndrome del burnout en los empleados generan consecuencias negativas para las empresas. No solo disminuye la productividad, sino que también aumenta el ausentismo y la posibilidad de accidentes laborales.

Igualmente, el ambiente de trabajo y la imagen de la organización pueden resultar afectadas debido al distanciamiento social, los cambios de humor, la desmotivación, los sentimientos de frustración y la falta de realización de los empleados.

Como el síndrome del burnout requiere un largo período de tiempo para instalarse, es posible que las empresas y los empleados tomen medidas para prevenir y contrarrestar sus efectos.

En primera instancia, es importante prestar atención a los factores señalados como causas del síndrome del burnout en el área corporativa, por ejemplo:

  • Alto grado de exposición al público;
  • Extensas jornadas de trabajo sin descanso;
  • Mal clima laboral;
  • Problemas de comunicación;
  • Baja remuneración;
  • Tareas y rutinas repetitivas;
  • Cargos de alta responsabilidad;
  • Falta de control o autonomía;
  • Objetivos, expectativas y funciones no definidas;
  • Desequilibrio entre el trabajo y la vida privada;
  • Poco (o ningún) reconocimiento;
  • Incompatibilidad de valores (entre la empresa y el trabajador);
  • Oportunidades de crecimiento restringidas;
  • Injusticias;
  • Poco margen de tiempo para desarrollar actividades;
  • Inestabilidad laboral.

¿Cómo pueden las empresas prevenir el burnout en los empleados?

Como señalamos, es posible que las empresas participen en la prevención del síndrome del burnout, a través de diferentes estrategias:

Informar sobre el síndrome del burnout

Aunque parezca una acción obvia, mantener a los empleados informados sobre lo síntomas y efectos del síndrome del burnout, puede ayudar a prevenirlo.

Existen personas que aún desconocen el tema o confunden el burnout con el estrés, por lo que la preparación de talleres y ponencias con psicólogos especializados permitirá profundizar en las diferentes dimensiones de esta enfermedad.  

Implementar la automatización

Una buena forma de minimizar el impacto de tareas y rutinas repetitivas es aplicar la automatización de procesos y la digitalización en la empresa.

La automatización favorece el aumento de la productividad, el seguimiento de las actividades, el intercambio (automático) de información y la obtención de indicadores de desempeño (en tiempo real), entre otros beneficios.  

Evitar las horas extras

En la medida de lo posible, es conveniente evitar incentivar la ejecución de horas extras por parte de los empleados, dado que esta práctica fácilmente conduce a jornadas más largas y mayor carga de trabajo.

En este sentido, es crucial hacer un seguimiento a aquellos que profesionales que deciden aplazar reiteradamente las vacaciones, investigar los motivos de la reticencia y estimular el uso del tiempo de descanso que les corresponde.  

Implementar programas de calidad de vida

Los programas de calidad de vida apuntan al bienestar de los profesionales, mediante la implementación de hábitos saludables (ejercicios), actividades al aire libre y eventos para socializar con empleados de otras áreas y trabajadores remotos.

Ofrecer acceso a sesiones de terapia

Cuidar de la salud física y mental de los empleados repercute en beneficios internos y externos, ya que proyecta una imagen más empática, a la vez que reconoce la importancia de cada individuo para la organización.

Contar con un servicio de asistencia psicológica para los trabajadores es una de las formas más eficientes de lograr la detección temprana del síndrome del burnout y otros trastornos.

Promover sesiones de trabajo grupales

Impulsar la comunicación asertiva en el local trabajo incluye la celebración de sesiones grupales para establecer prioridades, atender las opiniones de los empleados y desarrollar objetivos realistas. 

Crear una cultura corporativa sólida

Cuando los valores personales se encuentran alineados con los valores empresariales, el sentido de pertenencia aumenta, al igual que la satisfacción por la labor ejecutada.

Mostrar gratitud y reconocimiento

El reconocimiento y la gratitud hacia los empleados es un factor clave para la prevención del síndrome del burnout y no deben limitarse a lo económico, dado que las oportunidades de crecimiento dentro de la organización también son valoradas. 

Ahora que conoce más sobre como el síndrome del burnout puede afectar a sus empleados y cómo prevenir sus efectos, descubra los 14 consejos que le ayudarán a mejorar la productividad de la empresa.