10 tipos de liderazgo empresarial que debe conocer

21 de Enero de 2022

El liderazgo empresarial es la acción de influenciar y guiar a los trabajadores durante la ejecución de los objetivos planteados por la organización, con entusiasmo y eficiencia.

La opinión del líder es valorada y respetada por los grupos, constituyendo un importante activo para la empresa.

Es importante señalar que cada individuo tiene su propio tipo de liderazgo, lo que puede ser de gran valor para la compañía, dependiendo de las circunstancias, los recursos disponibles y el entorno.   

En este artículo abordaremos cuáles son los 10 tipos de liderazgo empresarial más relevantes y algunos ejemplos para que pueda ponerlos en práctica. ¡No se los pierda!

¿Cuáles son los tipos de liderazgo empresarial?

Existen diferentes estilos de liderazgo empresarial. El psicólogo alemán Kurt Lewin (1890 – 1947) describió 3 tipos de liderazgo en entornos empresariales: el autoritario o autocrático, el democrático y el dejar hacer (laissez faire).

Por otra parte, el psicólogo estadounidense Bernard Bass (1925 – 2007) en su libro “Leadership and Performance Beyond Expectation” (1985), presentó el modelo de liderazgo transformacional.

Los estudios de Bass estaban basados en los del politólogo estadounidense James MacGregor Burns (1918 – 2014), quien además de identificar el transformacional también postuló el transaccional.

Finalmente, los psicólogos Daniel Goleman (1946) y Richard Boyatzis (1946), junto a la experta en Comportamiento Organizacional, Annie McKee (1955), introdujeron el concepto de liderazgo emocional en su libro “Primal Leadership” (2001).

En el escrito, conocido en español como “El líder resonante crea más”, los autores identifican 6 estilos de liderazgo emocional: el dominante o autoritario, el democrático, el afiliativo, el timonel, el coaching y el visionario.

Si bien no existe un estilo de liderazgo empresarial correcto o incorrecto, dado que todos tienen sus ventajas y desventajas, es conveniente conocer las características de cada uno de ellos. A continuación los describiremos para que pueda identificar el que más se acomoda a usted y su empresa:

1. Autocrático

En este tipo de liderazgo, el poder, la autoridad y la responsabilidad recae en un solo individuo. Esto genera decisiones centralizadas y un tipo de comunicación unidireccional.

También se caracteriza por mantener una estructura jerárquica rígida. Los colaboradores no pueden expresar sus opiniones con respecto a los proyectos, estrategias y objetivos. El líder es el único que los establece.

Este tipo de liderazgo es uno de los menos utilizados hoy en día, ya que no permite abrir canales de comunicación eficaces y retrasa los flujos de trabajo. Además, genera una mala experiencia de empleado, limita la creatividad e innovación y genera altos niveles de estrés.

2.   Democrático

Este tipo de liderazgo cuenta con la participación de los trabajadores en la toma de decisiones, aunque el fallo final continúa siendo del líder o jefe. Su aplicación funciona mejor en equipos experimentados  .

El liderazgo democrático promueve la comunicación interna y el diálogo abierto con los diferentes elementos de la empresa; igualmente, otorga prioridad al trabajo en equipo y la relación del líder con los trabajadores.

Como contrapartida, impulsar un clima de mayor participación entre los miembros del grupo, puede ocasionar retraso a la hora de implementar soluciones. 

3.   Transaccional

El liderazgo transaccional está basado en un sistema de intercambios entre el directivo y la fuerza de trabajo, de manera que ambas partes resulten beneficiadas. Las recompensas e incentivos estimulan la productividad del equipo.

No obstante, el uso de incentivos económicos comprende mayores costos de funcionamiento, lo que no resulta adecuado en una época de crisis, cuando es preciso asegurar la supervivencia de la empresa.

4.   Transformacional

El liderazgo transformacional está basado en el recurso humano de la organización. Favorece la motivación del equipo, la expresión de la creatividad, las estrategias compartidas y el compromiso de los trabajadores con la empresa.

Si bien se trata de un modelo que genera resultados a largo plazo, es ideal cuando se pretende asumir nuevos riesgos, potenciar las cualidades de cada individuo y crear relaciones de confianza. 

5.   Dejar hacer (Laissez faire)

Este tipo de liderazgo se caracteriza por ser no invasivo. Existe una mayor confianza en las competencias y habilidades de los trabajadores, por lo que se les concede mayor autonomía y poca supervisión.

El liderazgo laissez faire está más enfocado a los resultados, antes que el procedimiento, en este sentido, resulta inconveniente para personal con poca experiencia o en etapa de aprendizaje.  

6.   Visionario

En el liderazgo visionario, el líder surge como figura de inspiración para los otros, es un agente innovador y promotor de cambios, con capacidad de previsión y focalizado en los resultados a mediano y largo plazo.

Sin embargo, si existen diferentes especialistas en el equipo puede propiciar la aparición opiniones encontradas y afectar el clima de trabajo interno.

7.   Coaching

El liderazgo coaching prioriza el mejoramiento profesional de los trabajadores y canaliza las habilidades del recurso humano para cumplir con los objetivos empresariales.

Este tipo de líder cultiva un ambiente motivador, pero los resultados dependen de la química existente entre los miembros del equipo. Otra ventaja del liderazgo coaching es que, al fortalecer la unión del grupo, impulsa la competitividad externa.  

8.   Afiliativo

El liderazgo afiliativo otorga mayor importancia a las relaciones profesionales, el ambiente de trabajo colaborativo y la confianza de los involucrados. Aplicar este modelo, puede ser contraproducente si se pierden de vista los objetivos empresariales o se genera dependencia entre el líder y los trabajadores.  

9.   Dominante

Al igual que en el liderazgo autocrático, el líder dominante traza los objetivos sin la intervención de los trabajadores, con expectativas claras sobre los resultados que espera conseguir a corto y mediano plazo.

Este tipo de liderazgo puede resultar coercitivo para los trabajadores con más experiencias; no obstante, es favorable para equipos en fase de aprendizaje.

10.     Timonel

En el liderazgo timonel, los trabajadores imitan la actitud del líder, a quien consideran como un modelo a seguir.

Es un modelo de liderazgo con un alto nivel de exigencia para todos los involucrados, en el que el dirigente tiene completo control sobre las decisiones, establece pautas de trabajo claras y precisas y no acostumbra a delegar tareas y funciones. 

Beneficios del liderazgo empresarial

El liderazgo empresarial es uno de los pilares fundamentales para el éxito de cualquier compañía. Contar con líderes positivos impulsa la productividad de los empleados y facilita la aplicación de metodologías ágiles en los diferentes procesos.

Otros beneficios asociados al liderazgo empresarial incluyen la promoción del trabajo en equipo y la toma de decisiones asertivas, además de: 

  • Empleados motivados
  • Bajo índice de ausentismo laboral
  • Clima laboral agradable
  • Soluciones creativas e innovadoras a los conflictos
  • Receptividad ante los cambios/ evolución
  • Mayor proyección de la imagen corporativa
  • Estrategias efectivas
  • Formación constante del recurso humano
  • Plan de crecimiento a largo plazo

En contraposición, la presencia de dirigentes negativos puede obstaculizar la consecución de los objetivos, desmoralizar a los trabajadores, crear un ambiente de trabajo poco favorable y atentar contra la cultura de cumplimiento de la empresa.

Diferencias entre ser líder y ser gerente

Un gerente puede ser un excelente líder, pero no todos los líderes forman parte de la directiva de una empresa. Tanto uno como otro tienen autoridad sobre los miembros de la plantilla y quieren obtener resultados, sin embargo, su abordaje es distinto.

Generalmente, los gerentes o jefes otorgan mayor prioridad a los aspectos operativos del negocio y a cumplir objetivos a la brevedad posible. Por otro lado, los líderes quieren inspirar a la fuerza de trabajo y crear relaciones duraderas.

Los líderes están abiertos a los cambios, a crear espacios de colaboración entre los trabajadores, aprender de los errores y a aprovechar las destrezas individuales de los trabajadores para impulsar a la compañía.

Por su parte, los gerentes suelen estar focalizados en las metas a corto plazo, ostentan mayor control sobre la información que comparten (independientemente de su naturaleza) y son menos receptivos a los cambios.

¿Qué habilidades tiene un buen líder empresarial?

Un líder empresarial interesado en promover la organización y sus objetivos destaca por su empatía, carácter mediador, capacidad de análisis, pensamiento estratégico, decisiones asertivas, visión de futuro, entusiasmo, disciplina y espíritu de equipo. 

La ética también es clave para el líder empresarial, al igual que la creatividad, la formación continua, la innovación, el compromiso con los trabajadores, la gestión del tiempo, la vocación de servicio y la habilidad de trabajar bajo presión. 

Esperamos que al conocer acerca de los distintos tipos de liderazgo empresarial, pueda identificar el que mejor se amolde a las necesidades de su empresa para aprovechar los beneficios y las habilidades de un buen líder. Le invitamos a compartir este artículo en redes sociales para promover el intercambio de ideas entre sus contactos y seguir formando ¡líderes!